Desde las tierras sanfrancisqueñas han surgido muchos talentos musicales y artísticos que se destacan en la provincia y el país. Pero en el caso de Leticia Chiabrando (29), es una joven que resalta en un género que pocos eligen o tienen la capacidad de hacerlo: el canto lírico.

Días atrás su voz y figura se lució en la pasarela de Alta Costura de la Academia de Claudio Barzabal que cerró el Desfile Real creado por Giorgio Montagna que se desarrolla desde hace nueve años en Córdoba capital.

Chiabrando fue la encargada de entornar la canción italiana “Caruso” durante ese deslumbrante cotejo que significó “un gran desafío y orgullo” para la joven que estudió en el Conservatorio de Música Arturo Bertutti.

"Elijo el canto lírico porque me hace sentir plena a mí en mi cuerpo. Aparte de la belleza en sí de la sonoridad, lo que se siente cuando se logra dominar la técnica es indescriptible. La música lírica puede estar a la par de cualquier otra música popular. La misma nació siendo popular y quiero traer eso de vuelta", consideró en diálogo con El Periódico Radio FM 97.1.

Apertura Noche de los Museos 2020

-¿Cómo surge la presentación en el desfile?

-Todos los años en la Ciudad de Córdoba se realiza el Desfile Real creado por Giorgio Montagna, auspiciado por la Municipalidad de Córdoba. Este año fue la novena edición, para la cual fui convocada para cantar en el cierre del mismo con la pasarela de Alta Costura de la academia de Claudio Barzabal.  Néstor Pérez fue el productor del evento y fue quién me contactó, lo que significó un gran desafío y orgullo.

-¿Cómo fue cantar en medio de un desfile tan importante?

-Mi música debía sonar durante toda la pasarela, lo que significó repensar la música que estoy acostumbrada a hacer. Si bien canté Caruso, una canción italiana, la música no es la original, porque la editamos como remix especialmente pensado para la pasarela.

Leticia, la sanfrancisqueña que brilla con el canto lírico

-¿Vivís de la música?

-Aquí en la ciudad de Córdoba me dedico a mis dos vidas: dar clases de música, (estoy en dos instituciones escolares) y a mi vida artística.  Me recibí como profesora de música en el Conservatorio Arturo Berutti de San Francisco y luego de recibirme me mudé a Córdoba a estudiar Dirección Coral en el Instituto Superior Artístico Musical Domingo Zipoli.

-¿Cuándo llega el canto lírico a tu vida?

-Cuando me recibí de directora de coros, mi amor por el canto había crecido mucho y comencé a estudiar canto lírico.

Pocos años después ingresé por contrato de locación de obra al Coro Polifónico Delfino Quirici de la ciudad de Río Cuarto, en el que en ese año cantamos en el Teatro Colón de la Ciudad de Buenos Aires.  Estuve un año contratada.

Cinema Paradiso - Soprano Leticia Chiabrando

Actualmente tengo dos maestras de Canto, una de aquí de la ciudad y mi maestra de Buenos Aires. A fin de este año canté en la Inauguración del Árbol de Navidad de la Ciudad de Córdoba y en la presentación de la Noche de los Museos en el Teatro Libertador.

Con grandes proyectos

La joven cantante tiene varios propósitos para su futuro musical y artístico. Por un lado, planea participar de una ópera independiente pero también sueña con seguir capacitándose y hacer llegar la música clásica a diferentes rincones del país.

-¿Qué proyectos tenés?

-Mis proyectos son variados, pero el más importante por el momento es grabar las canciones de mi repertorio particular y subirlo a mis plataformas virtuales. De esa forma hacer llegar la música clásica y lírica a todos los lugares posibles, pero en especial a nuestro país.

-¿Tenés algún referente?

-Tengo varios. Siempre van cambiando a medida que más estudio y conozco. Por el momento puedo nombrar a Lucia Popp, Aida Garifullina y Monserrat Caballé.

-¿Tenés otra presentación por delante?

-Sí. Este año fui convocada para cantar a una ópera independiente en la que haremos Don Giovanni y yo voy a interpretar el rol de Doña Anna.

Leticia, la sanfrancisqueña que brilla con el canto lírico

-¿Con qué soñás como cantante?

-Estoy abierta a que la vida me sorprenda en muchas cosas. Mi única misión como cantante es poder transmitir el poder de la música y que sea un canal para tocar las almas de las personas.  En una sociedad donde estamos acostumbrados a ir demasiado rápido es necesario detenerse y eso quiero lograr con lo que hago. Es decir: parar y sentir.

Ya sea que emocione o ponga la “piel de gallina” siento que estoy cumpliendo mi objetivo.

-¿Por qué elegís el canto lírico?

 -Elijo el canto lírico por muchas razones. La primera es porque me hace sentir plena a mí en mi cuerpo. Aparte de la belleza en sí de la sonoridad, lo que se siente cuando se logra dominar la técnica es indescriptible.

Mi cuerpo se siente feliz. Obviamente tiene una explicación científica. El celebro segrega dopamina y otras sustancias que son buenas. El canto lírico es tan apasionante y exigente que es de estudio constante y eso es lo que me gusta.

Y por último, porque considero que la música lírica puede estar a la par de cualquier otra música popular. La misma nació siendo popular y quiero traer eso de vuelta.