En medio de versiones que empezaron a sobrevolar, la Conmebol emitió un comunicado que abre la puerta para cambios.

Con un tesón que pone el foco en el modelo económico más que en el aumento del Metro, los chilenos desafiaron al Estado de Emergencia decretado por el presidente Sebastián Piñera con una ola de cacerolazos y manifestaciones hasta la madrugada de este domingo, varias horas después de iniciado el toque de queda impuesto para sofocar las protestas.

Desde la última hora de la tarde del sábado rige un toque de queda en Santiago y algunas comunas aledañas, una medida de excepción que las autoridades toman por primera vez desde 1987, bajo la presidencia del dictador Augusto Pinochet.