Más de 100 ejemplares de bonsái se expondrán, los días sábado 2 y domingo 3 de noviembre de 18 a 21, en el Museo de la Ciudad en el marco de la 17º Expo Bonsai. La muestra es organizada por la Asociación Bonsái del Centro Argentino.

Juan Videla, presidente de la Asociación, explicó que los visitantes podrán apreciar distintas especies trabajadas por alumnos de la escuela que funciona en el museo. "Son especies autóctonas, de la zona, que las vemos todos los días y plantas que son de afuera. En la zona se ven muchos ficus, pero acá nosotros también tenemos ficus para exponer que no son los tradicionales que uno puede ver por acá. La Asociación también trabaja mucho con pinos juniperos que son las plantas madres del bonsai", explicó.

Las Joyitas

"Los ficus llaman la atención, pero los que más llaman la atención son los pinos y las plantas que tienen un trabajo que se llama 'trabajo de leña seca'. Hay árboles que los recolectamos en el campo y nos encontramos con árboles viejos de muchos años que tienen partes secas, entonces mezclamos el verde con el seco. Es un tipo de arte dentro del bonsai para formar la planta con una parte seca y una verde", indicó Videla.

"En esta edición vamos a incorporar algo de piedras que llaman mucho la atención, troncos petrificados de millones de años atrás y rosas del desierto petrificadas. Son increíbles porque verdaderamente es increíble como funciona la naturaleza", agregó.

Se realiza la 17° Expo Bonsai con mas de 100 ejemplares

El secreto de un buen bonsái

"Lo que hacemos es una adaptación de la planta, hacemos una propuesta, ese trabajo se llama macetas de entrenamiento porque entrenamos a la planta para que se vaya adaptando a vivir entre nosotros, porque las plantas son salvajes", explicó Videla.

"No existe ningún líquido para regar, solo agua. Es importante que sepan eso, pero también que es un trabajo muy largo. Una planta demora 10 años en desarrollarse y nuestros cursos duran alrededor de tres años, esto no se puede enseñar en dos meses. En ese desarrollo se aprenden distintas técnicas para que no sean plantas en miniatura, sino que la planta vaya deteniendo ese crecimiento desaforado que tiene en la naturaleza salvaje por medio de podas, alambrado y mucho trabajo con las distintas técnicas que hay en el bonsái", agregó.

La nueva era

Videla explicó que por más que la técnica del bonsái sea milenaria, ésta se fue adaptando a los cambios artísticos. "Fuimos aprendiendo distintas técnicas nuevas para que la planta crezca, pero que al mismo tiempo se le vaya dando distintas formas a través del diseño. El bonsái se va acomodando de acuerdo a la vanguardia del arte, igual que una persona que pinta un cuadro o saca fotos. La diferencia es que nosotros trabajamos con elementos vivos y todo eso lleva un proceso, tratamiento y mucho cuidado", indicó.

Por otro lado, Videla destacó la importancia del asesoramiento a la hora de intentar "hacer un bonsái". "Sin asesoramiento capaz que podés llegar a tener simplemente una planta adentro de un tarro, un planta que está luchando por sobrevivir, que está dando la vida. Por eso uno puede ver en nuestros ejemplares que son plantas con potencia porque disfrutan la vida dentro de una maceta. Después también que hay plantas que no se forman como uno quiere, bueno entonces por ejemplo lo que yo hago es llevarla al campo, la planto y listo, que viva en un ambiente salvaje", concluyó.