Lionel Messi tuvo un gran gesto este miércoles con un niño uruguayo que lo fue a esperar a la puerta del hotel en Punta Carretas.

Luciano esperó desde el mediodía la llegada de su ídolo y tres horas después, cuando lo vio llegar, corrió por un costado eludiendo los controles y casi llega hasta Messi, pero un guardia de seguridad le cortó el paso, lo levantó y lo sacó del lugar.

El pequeño se puso a llorar y Messi, que había visto la escena, se frenó y le pidió a los de seguridad que traigan de nuevo al niño.

Fue así que Luciano finalmente pudo llegar hasta su ídolo y aún llorando lo abrazó, se sacó una foto con Messi y le dio una carta.

El niño uruguayo contó después al canal TyC Sport de Argentina que en la carta le decía a Messi que es su máximo ídolo y que lo apoya en las buenas y en las malas.

Luciano no se olvida nunca más de este momento y Messi demostró que es un grande, dentro y fuera de la cancha.