El presidente de la empresa Banghó, Carlos Suaya, ratificó que esa compañía despedirá a más de la mitad de su planta de 800 empleados a raíz de la decisión del gobierno de eliminar los aranceles a la importación de productos informáticos.

"Banghó tenía 800 personas en tres plantas muy industrializadas. Fueron las inauguradas por el anterior gobierno, cuando se motivó a la empresa a invertir, a generar producción y competir con lo importado. Lo hemos logrado con un costo bajísimo. Ahora, nuestra dotación va a quedar en menos de la mitad cuando se termine todo el proceso", explicó el directivo.

El martes el Ejecutivo oficializó la eliminación de aranceles para la importación de productos informáticos, con el fin de "disminuir los costos de fabricación de equipos electrónicos". La medida involucra la importación de computadoras portátiles, accesorios informáticos y de telecomunicaciones que quedarán eximidos de abonar derechos de importación desde el 31 de marzo próximo.

Según Suaya, esa decisión oficial afectará indirectamente a otros sectores, como el del packaging, ya que Banghó "generaba una demanda local de entre 300 y 400 mil cajas, que ahora van a venir de afuera".

Defensa oficial

En medio de la polémica, el gobierno nacional defendió otra vez la quita de aranceles para la importación de productos informáticos al augurar que la venta de computadoras se "multiplicará por dos", y asegurar que la medida tendrá un impacto laboral "muy acotado".

La eliminación del arancel del 12 por ciento para la importación de componentes rige desde ayer, en tanto que la del 35 por ciento para el ingreso de notebooks, tablets y computadoras, entrará en vigencia el 1º de abril.

El secretario de Comercio, Miguel Braun, replicó las críticas de empresarios y sindicatos y dijo que el impacto en el mercado laboral interno de esa medida "es muy acotado".

"La medida "crea mucho empleo nuevo", dijo y aseveró que "de ninguna manera se están dando los pronóstico alarmantes y exagerado que hicieron muchos, que evidentemente estaban tratando de cuidar una renta extraordinaria que tenían y que redundaba en que menos gente pudiera comprarse una computadora".

Fuente: Agencias.