La Agencia de Investigación Criminal (AIC) de Frontera detuvo este viernes a la madrugada al único prófugo que quedaba en el caso del homicidio de Néstor Ceferino Peralta, ocurrido el pasado 27 de septiembre de 2019 en la vecina localidad.

El caso ya tenía un hombre detenido, por lo que ahora lograron aprehender a quien sería cómplice del homicidio y ya no quedaría más personas prófugas por este hecho.

El operativo se llevó a cabo en la localidad de Tuclame, donde el homicida apodado "Rayo" se hallaba escondido, informaron fuentes policiales.

Luego de intensas diligencias investigativas, pudieron determinar el paradero y esta mañana se concretó la medida con la realización dos allanamientos en el pequeño poblado de Tuclame. Cabe remarcar que esta localidad tiene menos de mil habitantes y está ubicada en el Departamento Cruz del Eje.

Para la realización del operativo, la Justicia de Santa Fe requirió la colaboración y coordinación con personal policial de Córdoba.

Fuentes policiales, indicaron también que medida fue solicitada por la Fiscalía de Frontera al Juzgado de Control de Cruz del Eje, que fue quién en definitiva habilitó la medida.

Por el momento desde la fuerza no dieron a conocer las identidades completas de los detenidos por el crimen.

El otro detenido

En noviembre de 2019, el personal policial de Investigaciones de Frontera había detenido a uno de los presuntos autores del homicidio de Néstor Ceferino Peralta (48), ocurrido el pasado 27 de septiembre de ese mismo año en una vivienda de barrio Acapulco, en Josefina.

Se trata de un sujeto mayor de edad apodado "Pipi", quien se encuentra detenido a disposición del magistrado interviniente en la causa.

En un primer momento se mencionó que el crimen de Peralta ocurrió cuando presuntamente fue a cobrar un alquiler en barrio Acapulco, sin embargo, la justicia debe establecer concretamente las circunstancias.

La víctima fue trasladado al Hospital J. B. Iturraspe de San Francisco ya sin vida, con una herida de bala en el tórax, debajo del pectoral izquierdo, y cuatro orificios de entrada y salida en el antebrazo izquierdo.