Los controles de tránsito que lleva adelante la Secretaría de Prevención y Movilidad Urbana de la Municipalidad de San Francisco arrojaron en el mes de junio un dato preocupante: más de 500 vehículos fueron retenidos, entre autos y motos, lo que significa el 33 de los vehículos controlados, según las cifras oficiales. En otras palabras, un tercio de los autos o motos controlados son secuestrados por distintas infracciones.  

Desde el Gobierno local insisten en que estos operativos obedecen a la necesaria seguridad vial que debe mantenerse en cualquier ciudad, que el objetivo es preventivo y que no hay un fin recaudatorio. Por otro lado, abundan quejas de vecinos y vecinas precisamente por las multas que se imponen. Así lo resumió Carlos Gómez, director de Seguridad Vial de la Municipalidad: “Los controles son de prevención. La idea no es salir a retener una moto. Ojalá se pudiera tener cero retención. Los controles no son recaudatorios. La gente por ahí se enoja, pero esto es para cuidar a las personas que circulan en la ciudad”. 

Las discusiones por las multas de tránsito no son nuevas ni mucho menos exclusivas de San Francisco y en el tema hay muchos factores que confluyen, desde la falta de conciencia por las normas de tránsito hasta las dificultades económicas de muchas familias para las cuales la motocicleta es el único vehículo familiar. Incluso coexisten reclamos de aumentar y mantener los controles, por un lado, y por otro de rechazarlos cuando se hacen o disminuirlos, ya que los costos de las multas no son menores y afectan el bolsillo ya de por sí golpeado por la situación económica.  

Lo concreto es que solo durante junio pasado se realizaron 23 de estos operativos de seguridad vial en los cuales se secuestraron 508 vehículos. Y de ellos la enorme mayoría fueron motos: nada menos que 483, mientras que los restantes 25 fueron automóviles. En total se controlaron 1.541 vehículos que circulaban por las calles. Con el 33% de ellos retenidos, se puede suponer que si se aumentan los controles aumentará también la cantidad de retenciones. 

Hay que tener en cuenta que las infracciones no solo se pagan con una sanción económica, sino que además pueden derivar en mayores consecuencias legales como la pérdida de la licencia de conducir.  

Bajar los siniestros 

Según recalcó el municipio en varias oportunidades, el objetivo de estas acciones implementadas desde la Dirección de Seguridad Vial, en conjunto con el Cuerpo de Prevención Urbana y personal de Departamental San Justo de Policía, entre otras fuerzas, es controlar la legalidad de los conductores, revisar la documentación de los vehículos, prevenir delitos y evitar la siniestralidad vial. Además, como complemento, organizan regularmente charlas de concientización con jóvenes en escuelas o actividades especiales. 

En La Mañana de El Periódico Radio, Gómez explicó que son controles que se programan en distintos sectores y horarios para todo el mes. Entre las principales faltas, además de las ya conocidas como la falta de casco o patente, el funcionario apuntó a que muchas personas circulan sin tener carnet: “Se está notando que muchas personas circulan sin la licencia de conducir. Algunos dicen que se la olvidaron, pero no se la pueden olvidar. Como ejemplo, el otro día sobre 40 personas que fueron a hacer el trámite para regularizar la infracción, 15 no tenían licencia de conducir. Es un porcentaje alto”. 

También hay que recordar que se exige la tarjeta verde (cédula de identificación del vehículo) y la patente correctamente colocada. En las motos, particularmente, el uso del casco; y en autos, el uso del cinturón de seguridad.

“Vuelvo a recalcar que hay que salir con la licencia de conducir, porque por ahí te dicen ‘estoy acá cerca, ya la busco o me la traen’. Pero no sirve, la infracción ya está cometida”, insistió Gómez. 

Detenciones 

El director de Seguridad Vial también aseguró que los casos en que personas fueron detenidas a partir de controles viales fueron puntuales. Cabe recordar que en junio un hombre de 33 años a quien le labraron una infracción quiso evitar que le secuestren el vehículo y quedó detenido por resistencia a la autoridad en Av. del Libertador Norte y J. J. Paso. Otro joven fue detenido por escapar de un control e insultar a la Policía luego de ser advertido circulando en moto sin casco y sin patente. 

“Muchas veces se enojan, pero tratamos de que entiendan de que es una cuestión de prevención, que entiendan que nosotros estamos tratando de cuidarles la vida a ellos y al resto también”, reflejó el director. 

Y concluyó: “La gente muchas veces no cuida su propia vida, entonces estamos tratando de hacer prevención. Estamos haciendo charlas en colegios para que los chicos que van a sacar su primera licencia ya se mentalicen, tengan conciencia de que el casco les puede salvar la vida en un accidente. Ese es el fin principal”. 

EN CIFRAS 

508 
Fueron los vehículos secuestrados en junio, la gran mayoría motos (483).  

23 
Fueron los operativos realizados en todo el mes. 

JxC pidió la emergencia vial 

A comienzos de junio el bloque de Juntos por el Cambio en el Concejo Deliberante presentó un proyecto de ordenanza para declarar la emergencia vial en la ciudad y conformar un comité de crisis para reducir la cantidad de accidentes de tránsito. 

El proyecto consta de dos artículos. En ellos, ante la cantidad de siniestros viales proponen formar un comité de crisis formado por integrantes de Gobierno municipal, concejales y organizaciones no gubernamentales relacionadas al tránsito.  

Asimismo, piden concientizar e informar a la población para el cumplimiento de las ordenanzas municipales en relación al tránsito; además de que se hagan controles permanentes en los puntos más conflictivos de la ciudad, especialmente en las avenidas Urquiza, Cervantes, Caseros y Rosario de Santa Fe.