Graciela Lesta, tiene 58  años, es de Frontera y es otra de las víctimas de un cuantioso robo a través de una estafa financiera. En enero de este año, cuando delincuentes se hicieron pasar por empleados del Banco Córdoba y le sustrajeron 240 mil pesos de cuenta bancaria.

“El 18 de enero de este año por la tarde me llamaron por teléfono diciendo que eran asesores del banco Córdoba y yo casualmente necesitaba tramitar la tarjeta cordobesa. Allí fue que me tomaron los datos y me dijeron que me iban a enviar un número a otro celular”, comentó la mujer a El Periódico Radio 97.1 (Lunes a viernes de 17 a 19).

“Me dijeron que con ese número me iban a poder tramitar la tarjeta”, recordó Graciela, pero rápidamente escuchó reírse a sus interlocutores, por lo que se percató de que en realidad la estaban engañando. Lamentablemente ya era tarde.

Los delincuentes al obtener sus datos y el número bancario, abrieron su home banking y le sustrajeron 247 mil pesos de su cuenta.

“Luego fui al banco y constaté que estos ladrones me habían robado”, se lamentó la mujer que vive en Frontera y trabaja como personal de limpieza en una casa de familia de San Francisco. 

“Radiqué la denuncia en la comisaría de San Francisco porque el banco es de esta ciudad. Realicé todos los trámites que me pedían, me reuní con el gerente del banco y me dijeron que en diez días me iban a dar una resolución, pero la plata nunca apareció”, expresó.

El caso se cerró

“Desde el banco me dijeron que la culpa fue mía por haber dado los datos y el caso se cerró en la investigación interna del banco”, expresó Lesta.

Además sostuvo que desde la Justicia no tuvo respuestas por el momento acerca de dónde fue el dinero y poder dar con los autores de este grave hecho.

“Me parece que los bancos tendrían que tener otra seguridad para que no haya este tipo de fraudes”, reconoció, agregando que toda esta situación la mantiene muy angustiada.

Se tramita un juicio en la ciudad y ya se dictó cautelar favoreciendo a la víctima 

Estafas financieras: el relato de otra vecina que fue víctima de un cuantioso robo

“Desde que comenzó la pandemia las estafas financieras aumentaron considerablemente. Entre otras cosas porque la mayoría tuvo que adaptarse a realizar trámites virtuales y allí los ladrones aprovechan para engañar. Hay que estar muy atentos porque le puede suceder a cualquiera”, comentó el juez de primera instancia y tercera nominación en lo Civil y Comercial de San Francisco, Carlos Viramonte, en diálogo con El Periódico Radio 97.1.

En San Francisco se comenzó a tramitar la semana pasada el primer juicio oral por un caso de estafa financiera donde el damnificado decidió demandar a la sucursal local de un banco por no tener una respuesta favorable. El caso de Nicolás Urquía es más que conocido en la ciudad y zona luego de que este medio lo entrevistara meses atrás. No obstante, el pasado 28 de junio, el juzgado Civil y Comercial tomó una resolución muy importante al dictar una medida cautelar provisoria a favor del damnificado, la cual obliga al banco BBVA a suspender el cobro de las cuotas de un crédito que el cliente asegura no sacó.

Se va a cumplir un año en el que Urquía recibió un llamado del Banco BBVA de San Francisco donde le consultaban si validaba una transferencia de 380 mil pesos, a lo cual aseguraba haber respondido negativamente (“Ni siquiera tenía ese dinero”, dijo). Pese a decir “no”, la operación se ejecutó. De esta manera, el sanfrancisqueño, que trabaja en la firma Macoser, pagó unas nueve cuotas para devolver ese dinero. La primera fue 36.500 pesos, y las otras restantes de 20.500 pesos. 

Con la medida cautelar adoptada por el juez Viramonte, el damnificado se manifestó aliviado y esperanzado con que el proceso avance a su favor para así poder recuperar el dinero que ya pagó.

“Desde que Urquía demandó al banco BBVA se inició el juicio abreviado oral porque el tema es materia de defensa del consumidor”, explicó Viramonte, agregando que “se ha citado al banco para que ejerza su defensa, enfrente la demanda y ofrezca todas sus pruebas”.

“El 28 de junio se inició esta demanda por parte del señor Urquía en contra del banco BBVA, reclamando que se declare la nulidad de un préstamo que se había obtenido por home banking, a raíz de lo que invoca una estafa virtual, entre otros pedidos”, reconoció el juez.

También solicitó que le devuelvan el dinero que pagó del crédito, una indemnización por daño moral que le provocó toda esta situación y la disposición de una multa civil de los términos de Defensa del Consumidor por daño punitivo.

- ¿Cómo surge la medida cautelar?

El Juzgado Civil y Comercial admitió una medida cautelar por la cual se ordenó al banco que provisionalmente, mientras se desarrolla el proceso judicial, se abstenga de seguir cobrando las cuotas de este crédito al damnificado. Es una medida provisional del derecho que invoca el señor Urquía que surge de la demanda y las pruebas que acompañó con la demanda. Por eso se entiende que se debe tomarse porque hay peligro de provocar mayor daño.

- ¿Qué pude pasar según la resolución?

Luego de tramitado el juicio puede pasar que en función de la prueba se determine que si hay responsabilidad del banco y se condene, la cautelar se confirma. Si se determina que no hay responsabilidad del banco, en ese caso las cuotas que no se pagaron en función de la cautelar ahí sí las va tener que pagar Urquía y con intereses.

- ¿Cómo sigue el juicio?

El proceso está en etapa inicial, se le dio trámite al juicio, se ordenó la citación del banco para que conteste la demanda y ofrezca toda la prueba con la cual pretende hacerse valer. Después de eso se fija la audiencia preliminar para intentar ver si las partes pueden llegar a un acuerdo. O sino se provee toda la prueba que han ofrecido y se fija una fecha de la segunda audiencia complementaria donde se rinde toda la prueba oral.

- ¿Hay muchos de estos casos?

En mi juzgado es la primera causa de estas características. Sé que hay otra en el juzgado de Segunda Nominación, pero sí es un hecho evidente que sobre todo con la pandemia se ha incrementado mucho este tipo de delitos.

- ¿Qué dice la denuncia de Urquía?

La demanda explica que al damnificado le llegó un correo con toda la tipología del mail del banco y a raíz de eso ingresó y dio sus datos de la cuenta mediante un engaño. Así los estafadores obtuvieron el préstamo preacordado a su nombre, por lo que invoca que no fue él.

Advertencia a los bancos

En medio del gran crecimiento del ciberdelito, sobre todo a partir de la digitalización de la población en medio de la pandemia de coronavirus, el Banco Central reforzó las medidas de seguridad que deberán tomar las entidades financieras a la hora de otorgar préstamos preacordados a través de canales electrónicos, una de las principales vías de las que se aprovechan los delincuentes que practicar estafas bancarias.

A partir de ahora, los bancos tendrán que corroborar -ya sea a través de llamado telefónico, reconocimiento facial o cualquier otra técnica de identificación positiva- que efectivamente es el cliente quien está solicitando el préstamo que la entidad le tiene asignado de acuerdo a su categoría crediticia.

Como segunda barrera de control, una vez verificada la identidad del cliente, la entidad deberá comunicarle –a través de todos los puntos de contacto disponibles– que su crédito se encuentra aprobado y que, de no mediar objeciones, el monto será acreditado en su cuenta recién a partir de las 48 horas hábiles siguientes. No obstante, el plazo de acreditación del préstamo podrá ser reducido en el caso de recibirse la conformidad del usuario de servicios financieros de manera fehaciente.