La oscura historia de la partera cordobesa Mafalda Journade, que durante más de 20 años mantuvo una clínica clandestina en la capital provincial dedicada al tráfico de los bebés que allí nacían, se hizo conocida en los últimos años con los casos de reencuentro de esas personas cuya identidad les fue robada con sus familias biológicas. Y por primera vez, salió a la luz un caso en San Francisco: una mujer de 41 años que asegura haber sido robada al nacer en 1976 y que busca su identidad. 

La protagonista de esta historia es Carolina, una sanfrancisqueña que contó su caso a El Periódico para que se conozca su búsqueda y a través de esta difusión quizás pueda obtener datos que la ayuden a encontrar a su mamá biológica. 

Si bien la mujer siempre supo que había sido adoptada, se enteró hace apenas tres meses de que pudo haber sido robada cuando nació en una clínica de Córdoba, leyendo una noticia publicada por este medio. "Por El Periódico me entero, vi en Facebook una nota que publicaron en los últimos días de mayo de este año sobre el caso de una mujer que se encontró con su mamá 41 años después. Leí que eran víctimas de la partera Mafalda Journade, y cuando vi el nombre me acordé que era el mismo apellido que estaba en mi acta de nacimiento. Ahí empezó mi búsqueda", relató.

Tras esto, Carolina se puso en contacto con el grupo de Facebook "Hermanas y madres del alma Mafalda Journade", que buscan a madres e hijos que fueron víctimas de esta obstetra, quienes enseguida le respondieron. "Cuando me llamaron, ya tenían conocimiento de mi caso por una mamá que había tenido una hija en la fecha que yo nací. Me abrieron el expediente y a los 15 días fui a hacerme el ADN con esta mujer que podía ser mi mamá, pero dio negativo y entonces sigo buscando", explicó.

Al ser todavía muy reciente su descubrimiento, Carolina pidió reservar otros datos personales sobre su identidad. "Todavía lo estoy procesando", confesó. 

"Siento la necesidad de encontrar a mi familia biológica, más sabiendo que a mis padres también les mintieron. Al principio me enojé mucho con mi papá, pero a él también le mintieron, no lo sabía. Lo que hacía bien esta partera era ocultar las cosas", manifestó.

Desde el grupo "Hermanas y madres del alma" estiman que los bebés que fueron apropiados por esta partera entre 1960 y 1985 serían unos 20 mil. A sus madres, les decían que habían muerto en el parto, cuando en realidad los entregaban a otras familias, presuntamente a cambio de dinero. "Eran chicas jóvenes, principalmente de familias humildes, y les decía que sus hijos habían muerto. Además les mentía el sexo, es decir que si era varón les decía que era nena, y viceversa", señaló Carolina.

Sin sospechas

La mujer contó que nunca sospechó que podía haber sido robada, ya que la información que le habían dado sus padres es que provenía de una familia que no la había podido tener por razones económicas. Cabe aclarar que Carolina se hizo años atrás el análisis de ADN con la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi), para despejar dudas acerca de si era hija de desaparecidos en la última dictadura, pero el resultado fue también negativo. De hecho, recién al hacerse ese análisis pudo conocer el nombre de la partera que figura en su acta de nacimiento, el cual, aseguró, le quedó grabado y lo reconoció este año al leer la noticia meses atrás.

"Nunca había sospechado, siempre supe que fui adoptada, pero no sabía dónde me habían buscado ni nada. Solo tenía la información de que había nacido de alguien que no me podía tener por causas económicas. Ya de grande, al haber nacido en 1976, me hice el análisis para ver si era hija de desaparecidos y resultó negativo", agregó. 

Y aclaró que no tiene reproches hacia sus padres adoptivos, ya que, señaló, ellos también fueron engañados. "Tuve una infancia muy feliz, no tengo nada que reprocharles a mis padres, ellos tampoco sabían", subrayó. 

Sobre cómo se sintió al enterarse, lo define con una palabra: impotencia. "Mucha impotencia, porque en realidad no fue que no me quisieron tener. Las mamás a las que atendió esta partera no tenían idea de lo que pasaba", se lamentó.

No sería el único caso en la ciudad

Según contó Carolina, en el grupo de "Madres y hermanas" tienen conocimiento de otro posible caso en San Francisco, en este caso de una mamá que vive en la ciudad cuyo hijo habría sido robado. "Aparentemente en San Francisco hay una mamá que habría sido víctima de esta partera, pero todavía no sé si ella está al tanto o no de todo esto", apuntó.

Y añadió que al igual que ella, también hay un caso de Colonia Marina, de un hombre que busca a su madre biológica. "En Villa María hay muchos casos, porque la partera también trabajó allá, pero no se imaginaban que había un caso en San Francisco. También hay otro caso en Colonia Marina, de un hombre que busca a su mamá", dijo.

Charla en el Teatrillo

Para lograr contactar a quienes hayan sido víctimas de esta partera, este viernes se hará una charla en el Teatrillo Municipal de San Francisco, donde los integrantes del grupo "Hermanas y madres del alma" recibirán todo tipo de consultas y ofrecerán información sobre posibles casos, incluso de otras parteras con una historia similar. Estarán a partir de las 10 de la mañana y hasta las 16.

Este grupo busca a madres que hayan dado a luz con la partera Mafalda Journade (murió en 2012), y a los hijos e hijas que hayan sido entregados por ella en Córdoba, en una clínica clandestina que tenía en calle México 164 o Pichincha 159, en barrio General Paz. El objetivo es la búsqueda de estos casos que permitan encuentros de identidad biológica.