Luchar contra una enfermedad siempre es un desafío muy duro, tanto para quien la padece como para los familiares que la rodean y acompañan en la lucha. Pero mucho más complejo es afrontar una patología poco habitual, grave y sin recursos económicos para poder darle una batalla digna.

Este es el caso de Sabrina Vanesa González, una joven de 36 años de la vecina localidad de Frontera, quien padece linfangioleiomiomatosis pulmonar (LAM), una rara y progresiva enfermedad que se caracteriza por la proliferación anormal de células musculares lisas a partir de vías aéreas, vasos linfáticos y sanguíneos. Estas células musculares pueden bloquear los vasos linfáticos, sanguíneos y las vías respiratorias y así impedir que los pulmones suministren oxígeno al resto del organismo.

Junto a su madre y su esposo, Sabrina recibió a El Periódico Radio FM 97.1 en su humilde casa de Frontera para contar su situación: “Comprendemos que estamos viviendo en una época de  pandemia pero tenemos una urgencia. Hoy estoy y mañana no sé”, comentó la joven con los ojos llorosos y una tos que no le permite hablar mucho de corrido.

“Está dependiendo de un tubo de oxígeno para poder seguir viviendo. Y necesita la operación para tener mejor calidad de vida”, manifestó su madre, María Prietto, agregando que no están en condiciones de pagarla y no tienen obra social. “Ya no sabemos a quién recurrir”, enfatizó.

Su caso tomó mayor notoriedad luego de que El Periódico publicara sobre su situación extrema dado que necesitaba con urgencia un tubo de oxígeno para poder pasar, sobre todo, las noches frías y húmedas. Afortunadamente la ayuda llegó tras la repercusión de la noticia, pero todavía el panorama de la joven sigue siendo preocupante.

- ¿Cuánto tiempo hace que te descubrieron la enfermedad LAM?

En octubre del año pasado. Me levanté un día y me agarró una puntada en el costado de la espalda y me faltaba el aire. Mi marido me llevó urgente al Hospital Iturraspe y me dejaron internada porque sufrí un neumotórax. Estuve cerca de diez días internada. Después que me hicieron todos los estudios me detectaron la enfermedad LAM.

- ¿Tenés que ser operada?

Sí. Primero me tienen que hacer una biopsia para determinar bien la enfermedad y poder medicarme como corresponde. Es una enfermedad que sólo padecen mujeres en la edad fértil. Tenía programada para el mes de febrero de este año la cirugía en el Hospital Allende de Córdoba, pero cuando nos enviaron el presupuesto era de 125 mil pesos, por lo que fue imposible pagarlo. Pedimos ayuda a Santa Fe y no recibimos colaboración.

- ¿Había posibilidad de una cirugía en un hospital y sin costo?

Sí. Podíamos hacerla en el Hospital San Roque pero demoraba más y finalmente suspendieron el turno por la situación de pandemia. Por eso la única posibilidad era ir de forma privada.

Sabrina padece una extraña enfermedad y necesita ayuda: “Dependo de un tubo de oxígeno para vivir”

- ¿Necesitás oxígeno?

En el día no tanto, trato de no usarlo mucho para no depender del oxígeno. Pero a la noche es cuando me empieza a faltar el aire y la tos. Estuvimos dos días sin dormir porque tenía que dormir sentada y no tenía oxígeno. Con esta enfermedad no puedo hacer fuerza, ni moverme mucho. Prácticamente no puedo ni agarrar una escoba.

- ¿La gente está ayudando?

Algunos vecinos empezaron a colaborar luego de la noticia. Pero necesito la operación para tener mejor calidad de vida. Estoy propensa a que me pueda agarrar otro neumotórax.

Quienes quieran colaborar pueden contactarse con la familia de Sabrina al celular 3564 412251.

¿Qué es la Linfangioleiomiomatosis?

La Linfangioleiomiomatosis, comúnmente conocida como LAM, es una enfermedad pulmonar rara que afecta casi exclusivamente a las mujeres, habitualmente durante la edad fértil. Las personas que padecen LAM tienen un tipo infrecuente de célula muscular que prolifera en los tejidos de los pulmones. Aunque estas células no se consideran cancerosas, proliferan de modo incontrolable. Estas células musculares pueden bloquear los vasos linfáticos, sanguíneos y las vías respiratorias y así impedir que los pulmones suministren oxígeno al resto del organismo según publica el portal Intramed.net.

A medida que la enfermedad avanza, puede producirse una mayor proliferación de células musculares en todo el pulmón y derrame pleural. El bloqueo del tejido pulmonar puede provocar la formación de quistes y el pulmón adquiere el aspecto de “panal” en las imágenes del tórax. Los quistes que se encuentran cerca de la superficie de los pulmones o en la misma superficie pueden romperse, generando un neumotórax espontáneo. Cuando se filtra aire de los pulmones a la cavidad torácica, el pulmón o parte de los pulmones puede colapsarse. En algunos casos puede auto repararse y vuelve a expandirse.

“Es una enfermedad extraña, que le trae muchos problemas. Le produce pérdida de aire porque le afecta los pulmones. Se le forman llagas que luego se les revientan”, detalló la madre de Sabrina.

“A esta enfermedad se la detectaron en el Hospital Iturraspe de San Francisco unos años atrás cuando le dio un neumotórax”, recordó.

Además, manifestó que la joven “no puede hacer fuerza, tiene que cuidarse mucho, y más con la pandemia de coronavirus”.