La brecha entre depósitos y préstamos bancarios en San Francisco se agrandó en los primeros cinco meses del año, según datos del Banco Central obtenidos por El Periódico.

Desde los últimos años los bancos de San Francisco vienen captando más pesos, los cuales vuelven a cuentagotas en créditos. Pero en este semestre del año la diferencia se amplió un 19%, según datos de la entidad autárquica del Estado Nacional. En definitiva, sigue habiendo más dinero guardado que el que se presta en créditos. Pero en pocos meses la diferencia es mucho mayor. En contrapartida, las inversiones por parte de los empresarios se frenan. 

Al 31 de enero de 2019, el dinero depositado en las 18 entidades bancarias de San Francisco era de 6.478 millones de pesos contra los 4.505 millones prestados, habiendo una diferencia del 43% en lo que respecta al volumen de actividad en la ciudad.

Ese porcentaje creció al 79% en tan solo cinco meses, porque de acuerdo al Banco Central, los depósitos treparon a los 7.770 millones, un 19% más, mientras que los préstamos cayeron 0,4%, pasando de 4.505 millones a 4.322 millones de pesos.

La causa, indicaron fuentes de entidades bancarias, son las altas tasas de interés que complotan contra los tomadores de créditos. Asimismo, en un contexto de incertidumbre económica como el actual, tomar un crédito resulta arriesgado. En este caso, el escenario actual es avalado ante los volúmenes de actividad que tuvieron en ese mismo lapso de tiempo ciudades similares a la nuestra como Villa María y Rafaela, donde esta vez los depósitos superaron a los préstamos, algo que no venía ocurriendo.

Siempre se guarda más de lo que sale en la ciudad

Según registros de este medio, desde diciembre de 2015 a junio de 2019 hubo un crecimiento significativo tanto de depósitos como de créditos otorgados, aunque siempre el primer ítem fue mayor al segundo. Es decir, se guarda más dinero en los bancos locales que aquel que se presta o invierte desde estas entidades. En este período de tiempo, los depósitos crecieron alrededor de un 350 por ciento mientras que los préstamos un 280.

En diciembre de 2015, nuestra ciudad tenía depósitos en los bancos (en cuenta corriente, caja de ahorro y plazo fijo) por 2.091 millones de pesos y préstamos por 1.612 millones, lo que daba como resultado un volumen de actividad de 3.703 millones de pesos.

En cinco meses, se agrandó la brecha entre depósitos y préstamos en la ciudad

Con los vaivenes de la economía y el precio del dólar a la cabeza, estas cifras se ampliaron enormemente con el correr de los años, aunque los préstamos nunca lograron superar a los depósitos.

Tal es así que, al 31 de marzo de 2018, los depósitos en nuestra ciudad ascendían a los 4.369 millones de pesos, mientras que los préstamos alcanzaban los 3.810 millones. Diez meses después, al 31 de enero de este año, los depósitos crecieron un 48 por ciento, pasando a ser de 6.478 millones de pesos contra los 4.505 millones prestados.

Los últimos datos obtenidos por El Periódico muestran que al 30 de junio de 2019, había depositado en nuestra ciudad 7.770 millones de pesos, mientras que se habían prestado 4.322 millones.


Cambió la tendencia en Villa María y Rafaela

Con el fin de la convertibilidad, el sistema financiero tuvo, en general, menos cantidad de préstamos que depósitos, y la brecha entre uno y otro fue acrecentándose año a año. No obstante, en dos localidades cercanas y similares a San Francisco, como los son Villa María y Rafaela, el escenario era otro hasta el año pasado, ya que sus bancos se destacaron por prestar más dinero que lo que se depositaba.

Según los registros del Banco Central, al 31 de marzo de 2018, por ejemplo, en la ciudad del sur cordobés había 5.408 millones de pesos en depósitos mientras que el ítem prestamos era de 5.582 millones, 174 millones más.

En la ciudad santafesina, en tanto, en marzo de 2018 los depósitos alcanzaban los 4.445 millones de pesos, mientras que los préstamos 5.756 millones; en enero de 2019, las cifras eran de 6.482 millones de pesos y 6.763 millones, respectivamente.

Sin embargo, la situación económica actual parece haber revertido una tendencia que venía de varios años atrás.

Al 30 de junio de 2019, en Villa María se llevaban depositados 11.283 millones de pesos y 7.931 millones prestados. En Rafaela eran 7.819 millones y 7.489 millones de pesos, respectivamente.