Meses atrás el club La Milka quedaba expuesto tras varios años sin actividades deportivas. Su predio, casi en estado de abandono y las pocas actividades que se realizaban en el lugar llamaba dolorosamente la atención de propios y extraños.

Distintos sectores expresaron sus reclamos y expusieron la realidad que se vivía en la institución. Como sucede en el país, en este pequeño ámbito también existía una "grieta", quizás por una lucha de egos que dividía esfuerzos. Sin embargo, eso quedó hoy atrás, la "grieta" se cerró y en el club del barrio nace una nueva oportunidad.

"Estamos de vuelta"

Fernando Godoy, Horacio Pomba y Víctor González contaron de qué se trata el nuevo proyecto que comienza con la participación en la Liga Juvenil Amateur, pero que ya tiene objetivos a corto y mediano plazo en el plano deportivo e institucional. 

"Hace rato -varios años- que armamos un grupo para colaborar en el club, porque hacía mucho que no había algo que llame a la gente para que se arrimen a hacer actividades con los chicos del barrio, que es la prioridad... Se juntaron un par de muchachos de un lado y un par de muchachos del otro y decidieron unirse, dejar atrás las diferencias, para ver si podíamos levantar el club, porque es una lástima que habiendo tantos chicos en el barrio no se trabaje para ellos", expresó Pomba.

Godoy afirmó que la nueva Liga Juvenil Amateur le dio una oportunidad al club para armar un equipo, empezar a competir y a partir de allí renacer. "Lo que se logra con esto es ganar el sentido de pertenencia hacia los clubes, al jugar en La Milka, Juventud Unida o Iturraspe no están jugando para el 'kiosko tal..' de las ligas de 7 donde juegan, ahora representan al club. Había una franja de chicos que después de la Liga Juvenil (sub 16) no tenían donde ir a jugar salvo en Antártida, Crecer o Sportivo, pero no tienen todos las mismas posibilidades y después está lo otro, muchos no se identifican con esos clubes, y solo del baby salen 200 chicos...", esplicó.

En el club coinciden que La Milka “es una ciudad aparte, un barrio muy especial”, difícil de cambiar: "Muchos chicos no van a jugar a otro club, pudiendo ir, no van y no es por otro motivo sino por el sentido de pertenencia con La Milka que es muy grande, quieren jugar en La Milka y esos chicos necesitan volver a identificarse con el club", agregó Godoy.

 Luego consideraron que la categoría Sub 21 es muy importante: “La edad, el flagelo de la droga, muchos chicos no están contenidos y esta primera iniciativa apunta a ayudarlos”, sostuvieron.

Casi 30 chicos en dos semanas

Los pibes responden. Al igual que sucedió con 1° de Mayo, en La Milka la respuesta fue inmediata y en menos de dos semanas reunieron 30 jugadores Sub 21 para jugar la Liga Juvenil Amateur. Ya tienen sus elementos para entrenar y la próxima semana tendrán la nueva indumentaria. "Empezamos con esto, ya hay dos categorías entrenando y jugando la Liga Juvenil (Sub 14 y Sub 16) y ahora, con la Sub 21, en una semana o dos ya tenemos 29 chicos. Formamos el equipo muy rápido, pasa que los chicos están muy entusiasmados, hay muchos del barrio y otros que vienen de otros barrios porque quieren formar parte", indicó Horacio Pomba, entrenador de la categoría.

"Lo tomaron con compromiso porque es lo que les hicimos saber de entrada, por mas que sea un club amateur ellos tienen que comportarse porque pueden tener un futuro en la zona o en algún equipo más grande, porque no. Hoy lo que priorizamos como cuerpo técnico es mas lo educativo que lo futbolístico, simplemente uno le inculca lo que deben hacer dentro de un club y dentro de un equipo. Respetar el grupo y la disciplina, estamos bien porque los chicos cumplen con la prácticas, no ven la hora de jugar y están muy entusiasmados", agregó el entrenador.

Víctor González señaló que la noticia tuvo una gran recepción en el barrio. "Están todos ansiosos, los veteranos del club se acercan a ver los entrenamientos de los chicos. Gente que tiene 60 o 70 años que se acerca es un logro que de a poco se va a ir viendo, es muy lindo. Hay muchos chicos que empezaron jugando en La Milka y dejaron de jugar porque el club no entró más en la Liga Regional. Chicos que juegan muy bien y hoy en día están jugando una liga de 7 jugadores, esos chicos tiene que volver a jugar para el club. Ahora todo el barrio está esperando el sábado para volver a la cancha como antes", indicó el entrenador.

Lo que viene

"Primero vamos hacer una asamblea, como tiene que ser, y acomodar el club para que empiece a funcionar. Después queremos ver si podemos armar una categoría para jugar el Nacional de Baby, crear una escuelita de fútbol que no sea para recaudar, sumar actividades recreativas y sociales, y que no solo sea solo fútbol. Tenemos un salón que se puede aprovechar para hacer gimnasia, queremos sumar el hockey; además tenemos que reacomodar el predio, la cancha ya tiene luces nuevas, pero hay que parquizar, recuperar la bomba para el riego porque se la robaron y varias cosas más...", contó Godoy.

"Yo no tengo ninguna duda que esto va a ir bien porque siempre hubo mucha gente que quiso colaborar, mucha gente que quería sumar desde afuera o desde adentro, pero al ver todo parado le costaba acercarse, ahora que empieza a haber movimiento en el club la gente se va a arrimar, este año empezamos con esto y el año que viene ya tenemos que estar funcionando bien", dijo Pomba.

"Sería bueno que todos esos clubes como La Florida, Iturraspe que están “dormidos” resurjan, hay gente que armó esta liga y nosotros la vamos a tomar con mucha responsabilidad, esperemos que nos vaya bien y esto sirva para resurgir", agregó Pomba.

.