Lautaro Mare inició la nueva temporada de la Liga Argentina de Básquet con la esperanza de poder ganarse más minutos en cancha y sumar para que Deportivo Norte de Armstrong pelee por cosas importantes en la Conferencia Norte, cuestión palpable si uno mira lo hecho en las temporadas anteriores.

El alero sanfrancisqueño, surgido de El Tala, no solo pudo cumplir con su objetivo en las primeras dos burbujas disputadas sino que también es uno de los jugadores u23 más destacados de la competencia con 148 de valoración según los registros oficiales.

En ese marco, cabe destacar que Norte es uno de los equipos con mejor puntuación porque marcha tercero en la Conferencia Norte pero con menos partidos jugados donde ganó cinco y perdió los últimos dos encuentros disputados en la burbuja de Rosario. 

"Estuvo todo muy lindo porque teníamos muchas ganas de empezar el torneo. Se nos dieron los primeros cinco resultados, pero perdimos el sexto en la última bola (vs. Echagüe) donde fuimos ganando todo el partido y en el único momento que estuvieron arriba fue ahí. Eso nos dejó algo golpeados para el último partido (vs. Sp. América), sumado a la lesión de un compañero (Juan Pablo Lugrin). En general el equipo anduvo bien, pudimos demostrar bien a lo que queremos jugar y por eso estamos en los primeros puestos, eso es algo muy valorable", señaló Mare.

Mare explicó que, más allá de querer demostrar y ayudar al equipo, se sorprendió por lo bien que se sintió en cancha. "En lo personal me sorprendí un poco, tenia ganas de que me vaya bien a mí y a mis compañeros, pero me sorprendió como me fue", explicó. Además, destacó que el hecho de que el equipo haya mantenido la base de la temporada fue también un factor clave. "Ayudó mucho a que el equipo sea más fluido y sea mas fácil de entender el juego para nosotros", agregó.

Sin embargo, el alero contó que la clave de su rendimiento fue no haberse quedado parado durante el aislamiento obligatorio de2020. Mare volvió a San Francisco, pero nunca esperó y siempre se mantuvo enfocado. "Creo que la clave fue la cuarentena, me ayudó bastante, pude entrenar mucho, aproveché el tiempo y se vio reflejado. En El Tala entrené desde noviembre, pero siempre en casa y haciendo gimnasio, con un profe por zoom", explicó.

"Me sirvió mucho estar en casa, hacía mucho tiempo que no volvía y me quedaba tanto tiempo, estar cerca de la familia y de los amigos me ayudó", indicó

Lautaro Mare: "Aproveché el tiempo en la cuarentena, entrené y eso se ve reflejado"

La vara alta

El jugador remarcó que Norte tiene aspiraciones importantes en la competencia, como ya lo viene demostrando en las últimas temporadas, y a pesar de las últimas derrotas sigue a la vanguardia en la tabla de posiciones. "Para nosotros el balance es muy positivo, pusimos una vara muy alta y nos basamos en eso, en superarnos. Yo lo que más rescato es la actitud y las ganas, sobre todo en defensa. La máxima cantidad de puntos que nos anotaron fue de 77 en el último partido, al resto de los equipos mes bajamos el score a menos de 70", comentó.

En esta temporada los juegos se disputan en sedes y las localías ya no tienen la misma relevancia que en temporadas anteriores. Mare explicó que esa cuestión es sin dudas un detalle no menor y más en Deportivo Norte. "Pasa que Norte era un equipo con localía muy fuerte y eso se siente porque ayudaba bastante, por lo menos en los primeros partidos, después te acostumbras. Armstrong es un pueblo, pero la gente vive por el club, realmente lo quieren mucho, se ve por cómo están siempre a disposición en todas las disciplinas; lo sienten mucho y en los partidos eso se nota", expresó.

Lautaro Mare: "Aproveché el tiempo en la cuarentena, entrené y eso se ve reflejado"

Esperar el momento

Más allá del momento que atraviesa Lautaro Mare, es importante destacar su camino. Poder tener "minutos de calidad" -como se dice en la jerga-, mostrarse y aportarle muchos puntos al equipo es el sueño de todo juvenil cuando recién empieza a dar sus primeros pasos, pero no todos lo consiguen y dicho muchos se frustran al no tener la oportunidad o no saber esperarla.

Mare se fue de El Tala cuando tenía 15 años para jugar en Atenas de Córdoba, pero luego su destino fue Tiro Federal de Morteros donde jugó dos temporadas aunque no tuvo muchos minutos en cancha. Luego, su destino fue Echagüe de Paraná donde fue entrenado por "Pirincho" Beltramo, alguien que ya lo conocía y supo darle ese empujoncito' que necesitaba.

"Año tras año me voy sintiendo mejor y agarrando protagonismo, en Tiro prácticamente no jugué y en Echagüe Beltramo me empezó a dar continuidad, ahí empecé a tener más minutos. Después llegué a Deportivo Norte donde me fui superando. Es importante esperar el momento, todo llega, pero es difícil esperar porque vos estás en competencia y esperas jugar, es duro entrenar para estar y después no te ves en cancha por eso es difícil esperar el momento y estar listo cuando eso pase", señaló.

Y agregó: "Me quedé en Norte porque fue donde empecé a mostrarme más, me sentí muy cómodo, acá la gente es excelente y querían mantener la base, me hicieron sentir seguro de donde estaba y ni lo dudé".