Los hechos de violencia en las ligas de fútbol amateur suelen darse con frecuencia, aunque siempre son unos pocos los que apelan a la violencia y no al entretenimiento. Pese a ello, cada vez más personas acuden a ellas con la necesidad de "ir a patear", aunque eso les genere riesgos. Pero: ¿por qué las siguen eligiendo? 

La respuesta puede ser por necesidad, por el simple hecho de querer jugar al fútbol.

Este auge de las ligas amateur en San Francisco quizás responda a la falta de oportunidades. Una "ciudad futbolera" que hoy tiene solo a tres equipos compitiendo en liga afiliada a AFA y dos en la vecina localidad de Frontera, donde Defensores, refundado hace dos años, logró reunir a un gran número de jóvenes que buscaban una oportunidad.

Pero afortunadamente para aquellos que quieren y sienten la necesidad de jugar llegó, entre gallos y medianoche, la nueva Liga Juvenil Amateur, que en poco tiempo y menor promoción tuvo una respuesta clara: los jóvenes quieren jugar al fútbol.

El caso del club 1° de Mayo, como el tantos otros equipos, es un ejemplo. Armó su plantel en menos de dos semanas para participar de la competencia y entrenan junto a los chicos de Deportivo Las Malvinas, que juegan en Liga Juvenil. De boca en boca, invitando amigos, así se formó el grupo que inició el torneo el pasado fin de semana.

Educación y armado del grupo

El grupo está a cargo de Jorge Boeris (entrenador de 1° de Mayo) y Eduardo Broglia (entrenador de Deportivo Las Malvinas y manager de 1° de Mayo). Ambos dedican su tiempo a este grupo de chicos . "Es todo un desafío, para mí y para él", dijo Boeris. "Queremos darle competencia a los chicos que están en ligas chicas, para que puedan mostrarse y tener una oportunidad en alguna liga de la zona", explicó el entrenador.

"Hace dos semanas que empezamos, no hemos citado chicos en ningún lado, fue todo de boca en boca, uno trajo a su amigo, otro trajo a un conocido, lo hemos armado de esa manera. Hoy apuntamos a la unión del grupo, que sean compañeros, enseñarles que los demás no son rivales sino son amigos, que pueden ser compañeros el día de mañana. Por eso apostamos a la educación y a la integridad de todos. Pero mas que nada lo que queremos es sacarlos de la calle, que no estén haciendo cosas que no tienen que hacer", señaló Boeris.

"Son chicos que mas de uno ya tiene familia, queremos que sean educados y respetuosos dentro y fuera de la cancha. El juego lo vamos a ir trabajando en la semana y a medida que pase la competencia", indicó.

En los barrios los pibes quieren jugar al fútbol

Ganas de jugar

"Hay muchas ganas de jugar, en poco tiempo juntamos 24 chicos y otros 22 en la sub 16 que es la categoría mas chica de Deportivo las Malvinas, además queremos que se sumen más el día de mañana porque tenemos un proyecto donde también vamos a incorporar otra división para la Liga Juvenil", expresó Boeris.

En tanto, los jugadores contaron que están muy entusiasmados por el grupo que se armó, saben que la liga recién comienza y quieren superarse para empezar a conseguir objetivos deportivos. "Tenía ganas de jugar. Estoy cómodo con los chicos porque son muy compañeros, yo no había jugado nunca en ningún lado, solo en relámpagos barriales. Un amigo empezó y me dijo que venga, así que acá estamos", dijo Cristian Spadachini.

"Yo me uní al grupo también por un amigo, es un grupo muy lindo, el sábado no nos fue muy bien pero le metemos ganas y somos muy unidos. Se armó un lindo grupo y vamos a representar al club muy bien", agregó Giani Doleatto, que contó también que jugó en La Hidráulica, Josefina, Estación Clucellas e Iturraspe.

Por otro lado, Alan Cortesini indicó que antes sólo había jugado la Liga Juvenil en Iturraspe. "Acá empecé la semana pasada. Tuvimos dos prácticas y me gustó, mi hermano me avisó que se estaba armando un lindo grupo y por eso vine, vamos a ir progresando porque tenemos un  buen equipo. Somos de distintos barrios, nos fuimos hablando por amigos y conocidos y venimos a ver qué pasa", expresó.

En tanto, Agustín Gudiño también contó que llegó la semana pasada y aseguró que después del primer partido quedaron buenas sensaciones. "El sábado se debutó y no nos fue bien pero como equipo quedaron buenas sensaciones, tenemos un buen equipo. Estuve con Jorge (Boeris) en otra oportunidad y cuando me llamó no lo dudé, tengo que responderle porque se lo merece", dijo el jugador.

"Estamos con ganas con fe de que vamos a hacer un buen torneo, tenemos mucha confianza en nosotros", concluyó.