"Estoy bien y sano, es lo más importante", dijo el parapentista rescatado en La Rioja

Local 26/01/2021
Sebastián Baggio, el hombre de San Francisco que tuvo que subsistir tres días a la intemperie tras un aterrizaje forzoso en el Cerro de la Cruz, en La Rioja, contó su experiencia: “Hice un poco de supervivencia, conseguí una vertiente que me permitió tener agua, sin comida, sin nada, pero estaba tranquilo”.
Baggio rescate
El rescate de Baggio

Sebastián Baggio, el parapentista de San Francisco que fue rescatado sano y salvo ayer lunes tras haberse extraviado en el Cerro de la Cruz, en La Rioja, manifestó “estar bien” y que realizó “superviviencia” durante los tres días que estuvo a la intemperie.

En declaraciones a la AM local, Baggio comentó que “estaba volando normal en el Cerro de la Cruz llegué a 3400 metros de altura y cuando empiezo a volver hacia el valle comencé a quedar muy bajo y para no comerme un torbellino de viento que generan las mismas cortinas bajas de la montaña, que eso me podía hacer caer al piso y golpearme y hacer un desastre, decidí tirarme hacia atrás del cerro para aterrizar sano, en esa tirada el viento me tomó y me llevó unos 20 kilómetros hacia adentro”.

Baggio sostuvo que aterrizó en una zona de monte, sobre un río seco. “Esa noche dormí ahí, me subí arriba de un monte, prendí un fuego para que me pudieran ver y el domingo comencé a ver que estaban realizando sobrevuelos y me pudieron localizar-sostuvo-. Pero ya me venían buscando de la noche anterior”.

El parapentista pasó tres noches a la intemperie y, según reflejó “tuve que realizar supervivencia. Conseguí una vertiente que me permitió tener agua, sin comida, sin nada, estaba tranquilo, cada tanto hacían vuelos de reconocimiento y tenía comunicación con ellos. Los baquianos de la zona pudieron ayudar para que me puedan localizar por senderos de montaña, la asociación riojana de parapente se portó excelente y si no hubiese sido por los dueños de las cabañas donde estaba parando a mí no me encontraban. Fue una movilización muy grande y la verdad que estoy muy agradecido con toda esta gente”.

Así lo relató mientras se encontraba preparando un asado como agradecimiento para las personas que participaron del rescate.

Luego Baggio manifestó que pasó mucho frío, debió tapase con su parapente para proporcionarse calor y que tuvo “mucho miedo”. “Hablé con todos los santos habidos y por haber, esta experiencia me hizo valorar cosas que uno sabe que las tiene a mano como el solo hecho de hablar con alguien”, sostuvo emocionado.

Más de El Periódico

Newsletter

Te puede interesar