Luis "El Gordo" Saucedo (39) fue detenido este miércoles en Pilar, Paraguay, por las fuerzas federales de ese país. Era el capo narco más buscado de Argentina, procesado en la megacausa Itatí, cuyo juicio oral comenzó la semana pasada en los tribunales federales de Comodoro Py.

Saucedo, que tenía pedido de captura de Interpol, era uno de los jefes de la organización de tráfico de marihuana junto con Carlos "Cachito" Bareiro (39) y Federico "Morenita" Marín (30).

El primero era el de mayor poder. Procesado en la causa del ex juez federal Sergio Torres, ya estaba preso por otra investigación, cuando este último ordenó su detención en el marco del Operativo Sapucay.

Junto a Saucedo fue arrestado Antonio Ramón Navarro, alias "Moncho", otro prófugo que tenía esta investigación y que formaba parte de su misma banda, conocida como "Los Gordos", según informó la Policía de Paraguay.

Ahora habrá que aguardar si el Gobierno paraguayo expulsa a "El Gordo" a la Argentina en un trámite exprés o si es sometido a un proceso de extradición, que puede demorar varios meses.

Para los narcos y sus amigos todo comenzó a desmoronarse el 20 de abril de 2016, cuando un arrepentido declaró ante el entonces juez Torres cómo operaba el triunvirato de contrabandistas de marihuana que se repartía el negocio de la droga en los márgenes del Rio Paraná.

Torres y los fiscales de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) habían llegado a Corrientes siguiendo una pista de una organización que vendía marihuana al menudeo en la villa 31 de Retiro.

El arrepentido que declaró en ese expediente le puso nombre y apellido al entramado que, según él, metía al menos seis toneladas semanales de marihuana por Itatí usando chicos de los colegios para descargar las lanchas que llegaban desde la localidad de Ayolas, en Paraguay.

Por la causa están detenidos, desde marzo de 2017, el ex intendente de Itatí, Natividad "Roger" Terán (52), y su segundo, Fabio Aquino (37).

La marihuana llegaba de las plantaciones grandes de Pedro Caballero, un pueblo del norte de Paraguay. La traían en camiones hasta la orilla y después en bote para Corrientes. Cada uno de ellos cargaba más o menos 500 o 600 kilos de marihuana.