Un vecino descubrió que detrás de la reja de una casa en Monte al 6900, en Mataderos, creyó ver un cachorro de puma suelto en el patio delantero. Sorprendido, el hombre llamó a la comuna, que a su vez llamó a un patrullero, cuyos policías también vieron al animalito  y alertaron a la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA). Todo termino con un operativo en la vivienda, en el que también participaron la Agencia de Protección Ambiental (APRA), el Ecoparque y la Policía Federal. Cuando llegaron, la pumita -porque es hembra- dormía plácidamente en una cama, como si fuera un gatito hogareño. La tenían como mascota.

Pero claro, este no es un cachorro de gato, sino de puma concolor. Un animal que cuando llega a la adultez ronda los 45 kilos de peso y que puede cazar grandes presas. Ahora esta en cuarentena en Temaikén, donde evaluarán su estado de salud y si puede ser liberado en su hábitat natural.

El felino fue amigable, aunque se puso algo nervioso al ver tanta gente. Pero no fue sedado. Y si bien no se resistió, tampoco le gustó mucho cuando lo metieron en una caja de transporte para llevarlo a Temaikén. Se trata de una hembra que, según calculan los veterinarios del Ecoparque, tiene 6 meses de edad y se encuentra en aparente buen estado de salud.

Un hombre quedó imputado por infracción a la ley 14.346. Esta norma castiga los malos tratos y actos de crueldad a los animales con penas de 15 días a un año de prisión. Además, deberá afrontar una multa de 25 a 250 unidades fijas (entre $ 535 y $ 5.350) por la falta de tenencia irregular de animales.

"Posiblemente todo fue por ignorancia, pero en este caso hay crueldad, porque se le provoca sufrimiento innecesario a un animal no dejándolo en su hábitat natural. El puma estaba muy bien cuidado y llevaba la vida de una mascota doméstica, pero ese no es el lugar para un felino salvaje. Además, se va a analizar si el animal está en su peso, porque si no lo está y fue subalimentado, sería también un caso de maltrato", explicó el secretario de Cámara Ricardo Bomparola, que trabaja en la UFEMA junto al fiscal Blas Matías Michienzi. Además, contó que en los próximos días se iniciará un protocolo para que el puma vaya a un centro de rescate en el interior del país.