En las primeras horas de este martes, el Club Depotivo Sebastián que milita en la Liga de Baby Fútbol, fue blanco de un robo.

Según contó Matías Escovedo, director técnico de la primera división, los delincuentes ingresaron luego de forzar la reja de la puerta de la cantina y se llevaron la bomba de agua, que se había instalado a principios de año; alimentos, como golosinas, gaseosas, papas, hamburguesas; ollas y pavas, entre otras cosas.

"Fue 1.30 más o menos, porque había unos chicos, que jugaron años anteriores en el club, y los han visto y los han corrido, pero los perdieron de vista. Ellos vieron a dos personas, pero calculamos que eran más por la cantidad de cosas que se han llevado. Salieron corriendo, pero se ve que ya se habían llevado las otras cosas", contó Escovedo.

El técnico recordó que a principios de año ya habían sido víctimas de otro robo, el día anterior a una de las fechas. En aquella oportunidad los ladrones habían entrado luego de forzar la puerta del salón, y tras ingresar a la cantina se habían llevado alimentos, en mayor cantidad, y dos garrafas.

"Te da bronca, porque uno trabaja todos los días. Ahí ya no se puede estar, siempre pasa lo mismo", concluyó.