En respuesta a la emergencia sanitaria y debido a la crisis social producto del aislamiento preventivo, en los próximos meses la asociación civil Scouts de Argentina abrirá sus grupos scouts en los barrios más carenciados del país para entregar viandas y establecer merenderos destinados a niños y jóvenes.

En San Francisco, trabajarán en conjunto con el grupo "Daniel Ñañez", que asiste a niños, niñas y jóvenes en situación de vulnerabilidad y están ubicados en el ferrocarril. "Vamos hacer foco en desde ese grupo. En San Francisco hay cuatro grupos y vamos a trabajar los cuatro en conjunto. Para esto necesitamos alimentos no perecederos, para los que puedan ayudar con estos alimentos y los que puedan colaborar económicamente tenemos la página del voluntariado", señaló Gimena Chávez, una de las integrantes del grupo.

"También las puertas están abiertas para los que quieran colaborar en este proyecto, no hace falta ser scouts. Se está pensando puntos estratégicos para repartir en la ciudad. Mientras tanto agilizamos con solicitar donaciones", agregó.

Además, Chávez remarcó que la campaña se pondrá en práctica luego de la cuarentena para evitar las aglomeraciones de personas.

Grupos Scouts entregarán viandas y meriendas en sectores carenciados

"Nuestros niños y niñas son siempre los más afectados por la crisis social"

Desde la presidencia de la institución, la joven cordobesa Marina Rustán brindó más detalles del programa: "Scouts de Argentina, con casi 75.000 miembros, reúne en sus comunidades educativas a más de 200.000 Argentinos y Argentinas. Somos una asociación constructora de Paz y defensora de los Derechos Humanos que trabajamos día tras día por la educación social no formal de niños, niñas y jóvenes. Hoy, si bien nuestros abuelos son los más vulnerables a la pandemia, nuestros niños y niñas son siempre los más afectados por la crisis social", explicó.

"Con esta propuesta, más de 100 grupos scouts abrirán sus puertas y pondrán a disposición de sus comunidades locales, sus adultos voluntarios e infraestructuras para la elaboración de más de 10.000 viandas y meriendas en barrios carenciados, tanto en las grandes ciudades como en asentamientos rurales", indicó Rustán.

Y agregó: "Por ahora no hemos recibido subsidios estatales, se nos está haciendo muy difícil porque los niños no están realizando actividades presenciales. Hemos pedido ayudas a través de donaciones a la sociedad que nos conoce y valora nuestro trabajo"