La marcada desigualdad en el tratamiento de hombres y mujeres en el deporte atravesó algunos cambios en San Francisco en los últimos años. Existen pequeñas conquistas, que de ninguna manera son absolutas, pero que empiezan a allanar un camino que al menos años atrás era difícil -por no decir imposible- de recorrer.

Clubes cuyas disciplinas son tradicionalmente básquet o fútbol -además de otras, claro-comenzaron a abrir sus puertas a muchas mujeres que demandaban también poder disfrutar del deporte, pero enmarcadas dentro de la institucionalidad.

Paola Durán es entrenadora recibida en ATFA y actual DT de Sportivo Belgrano. Se encuentra a la cabeza de un proyecto ambicioso que añora profesionalizar en un futuro cercano que es el fútbol femenino en el club. Pero a la vez pretende motivar a muchas otras entidades y mujeres a que se suban a este barco que ya empezó a andar porque en los próximos días se lanzará un torneo femenino de fútbol competitivo después de casi 30 años en la ciudad, en cancha de 11 y con clubes locales y regionales que disputarán encuentros cada 15 días. Un golazo para ellas.

Donde hay una mujer exigiendo se abre una puerta. A partir de que las mujeres empezamos a pedir por nuestros derechos se abrió un abanico de oportunidades de muchas cosas y no solo en el fútbol, a partir de esto hubo una jugadora que un día se plantó (Macarena Sánchez) y no quiso jugar más si no tenía contrato, es para aplaudirla de acá al último día de mis días porque gracias a ella hoy estamos en otra vidriera”, explicó Durán.

Y agregó: “El 8 de marzo este año creo que marcó una diferencia porque se pidió por todo, basta de violencia, más seguridad y en nuestro caso que nos dejen jugar, que nos escuchen porque no hay chicas jugando al fútbol, no hay mujeres dirigiendo fútbol, queremos tener el mismo valor económico también que un DT varón, los mismos derechos porque tenemos las mismas obligaciones. Queremos equiparar derecho y obligación”. remarcó.

Una transformación

Durán cree que fue a través de los últimos mundiales de fútbol femenino que empezaron a tener más difusión, aunque entiende que no la que corresponde porque el último evento de este tipo ni siquiera se vio en televisión abierta: “A partir de que los medios toman un poco más de partido en el fútbol femenino es donde aparece la motivación y para las más chicas sobre todo, las más grandes lo vienen haciendo de manera amateur, juegan en grupo, en canchitas, pero para las que se vienen proyectando ver a otra mujer jugando y vistiendo la camiseta de la Selección es un incentivo muy grande”, dijo.

La entrenadora advirtió que en el interior “estamos todavía muy atrasados, de hecho, no hay una Liga, las chicas pueden jugar al fútbol, pero no en un torneo competitivo que es lo que promueve el crecimiento”. En ese sentido destacó la Liga Cordobesa como la más cercana y por eso desde el club trabajan proyectando un torneo en cancha de 11: “En los pueblos juegan fútbol 7, en algunos lugares de acá también, cuando en realidad tenemos que prepararnos para otra cosa”, señaló.

“Tenemos que estar preparados para cuando el fútbol femenino profesional llegue al interior, va a llegar y va a pasar tan rápido que no vamos a tener tiempo. Hay situaciones que no esperan y cuando esto pase lamentablemente hay gente que se va a quedar afuera porque todavía hay dirigentes, clubes que no lo entienden y clubes que no tienen plantel femenino. A esta altura no tener un plantel femenino suena a discriminación, en Sportivo yo tengo 35 chicas, en Antártida hay alrededor de 30, Talleres tiene unas 25, hay chicas para todos los clubes”, aseguró.

Fútbol femenino en auge: “Donde hay una mujer exigiendo se abre una puerta”

Inferiores

En ese marco, Durán también hizo hincapié en la etapa formativa: “Hoy una nena que quiera jugar al fútbol no lo puede hacer más que de una manera mixta, jugando solo partidos recreativos y no competitivos. Si tengo una nena que quiere jugar, por ejemplo, al Baby, no la puedo llevar. Te van a aceptar por obligación, pero no va a jugar más que un recreativo ¿Por qué no convocar a las nenas? Para que después salgan de ese club a un club más grande y que hagan inferiores para mejorar su calidad de juego y técnica, nos estamos quedando mucho en eso”, advirtió.

“En Sportivo hay chicas que vienen con 13 años y es a la primera vez que tocan una pelota, tenés que predisponer diferentes cosas para que vayan sintiéndose cómodas e integrándose al grupo, pararse en la cancha e ir aprendiendo. Por suerte tenemos chicas que ya hace varios años que están y siempre integran al grupo a la persona nueva que llega y se sienten cómodas, no se van y eso habla bien del grupo y de la comodidad”, comentó.

Fútbol femenino en auge: “Donde hay una mujer exigiendo se abre una puerta”

Antártida se sumó y ya cuenta con unas 30 jugadoras

El “Pingüino” no se quiso quedar afuera y presentó la nueva disciplina femenina. “Me prendí enseguida apenas me enteré”, dijo una de las jugadoras.

La demanda está. Tal como lo adelantaba Durán, en el caso de Antártida Argentina, el club abrió recientemente la convocatoria para conformar un plantel femenino de fútbol y en apenas un par de meses juntaron 30 jugadoras, cifra que seguramente irá en alza.

Melina Céliz (32) es una de las delanteras del “pingüino”. Vivía en Laspiur y desde muy chica quiso jugar al fútbol. Cuenta que siempre lo hizo los fines de semana, entre amigas y cuando se mudó a San Francisco “pateaba” con un grupo de chicas de Estación Frontera, hasta que se desintegró.

“Me enteré por mi hermano que acá había fútbol femenino, y yo con tal de seguir jugando me prendí en seguida”, explicó a El Periódico.

Antártida va a participar del torneo que se encuentra organizando Sportivo Belgrano con fechas programadas cada 15 días. Para muchas chicas será es algo novedoso y por eso no esconden la alegría de poder hacerlo. “Es la primera vez que vamos a jugar un torneo así, tengo alegría, emoción y un poco de miedo porque hay equipos que juegan bien, nosotras recién empezamos, pero de apoco vamos a ir aprendiendo a pararnos en la cancha y vamos a ir armando el equipo”, contó Melina.

Fútbol femenino en auge: “Donde hay una mujer exigiendo se abre una puerta”

“Antes no es que no podíamos jugar, les daba miedo, a mí me pasa, pero el miedo se deja afuera una vez que agarrás la pelota, es una emoción que te cambia la vida. Antes había diferencias, pero el fútbol tiene que ser para todas, a mí de chica siempre me gustó jugar, pero mucho no podía por el trabajo y porque vivía en el campo, además tengo hijos”, comentó.

Otra de las cuestiones que señaló Céliz es la importancia de estar a cargo de profesores de educación física y entrenadores, cosa que la gran mayoría nunca había experimentado: “Acá entrenamos todos los días, hacemos ejercicios y ayuda mucho tener a profes, yo estoy agradecida porque antes no tenía eso y en poco tiempo hemos aprendido mucho, estoy muy agradecida con el club”, finalizó.