Las Lobitas de Estación Frontera sueñan en grande. Cuatro jugadoras del equipo de fútbol femenino fueron seleccionadas para participar de una prueba en Argentinos Juniors. Con nervios, con ansias y contando las horas esperan que llegue su oportunidad, esa que algunas soñaron desde chicas y otras, como explicaron, ni se imaginaban que iban a tener.

"Una familia", como ellas mismas lo describieron. Entrenan desde hace ya siete años, antes en la plaza de Estación Frontera y ahora en la plaza Sarmiento de San Francisco. Son alrededor de 22 chicas en un grupo heterogéneo que va desde los 10 años hasta los 39.

Hoy cinco de ellas fueron seleccionadas para participar en una prueba de Argentinos Juniors que disputa el torneo oficial de AFA de fútbol femenino, hoy en la segunda división. El sueño está a la vuelta de la esquina y nadie les quita la ilusión.

El sueño de las pibas: Argentinos Juniors y la Selección

Experiencia y juventud

Gisela Suárez (30) contó que comenzó a jugar a los 10 años en Luxardo con su papá y un grupo de amigas, recuerda un amistoso con Colonia Marina donde su mamá era la arquera. "Así empecé yo. Después jugué en Laspiur, Freyre, La Francia, Devoto y ahora en Las Lobitas", indicó.

"Hace poco fuimos con mi hermana a jugar un torneo con Colonia Amalia en Freyre, a los pocos días nos avisan que habíamos quedado seleccionadas junto a otra chica de Devoto. Era para ir a Argentinos Juniors de Buenos Aires. Se organizó un torneo con muchos equipos, por eso vino gente de Argentinos junto con el profe Miguel Muñoz de Freyre, nosotras salimos campeonas por eso les gustó mucho nuestra defensa. Ahora yo tengo que viajar el 17 de octubre", contó Gisela.

"Siempre me adapté enseguida a los equipos, porque siempre entrené, acá no me costó pese a que tenemos una entrenadora que es muy exigente. Es así, ser entrenador es ser exigente, orientar a las chicas", señaló la jugadora.

Por su parte, Milagros Melano (17), una de las más jóvenes, explicó que se sumó al equipo cuando tenía 10 años. "Me llamaron de varios lados pero siempre me quise quedar. Las chicas me dijeron que me querían ver en Freyre para probarme, fuimos a entrenar y el profe me dijo que estaba bien, me vio el director de Argentinos Juniors así que el domingo a la noche ya viajo para Buenos Aires", explicó.

El sueño de las pibas: Argentinos Juniors y la Selección


Una chance en la Selección

Johana Lobos (22) no solo viajará a Argentinos Juniors, sino que también realizará una prueba en la Selección Argentina Sub 23 en el mes de noviembre. La jugadora se mostró muy entusiasmada por esta oportunidad y reconoce que para llegar hace falta sacrificio.

"Se nos dio la posibilidad de jugar en Argentinos Juniors, tenemos que pasar unas pruebas difíciles pero con sacrifico todo se puede, el que ama el fútbol el sacrificio lo hace... Estoy contenta por este lugar que nos da el fútbol femenino, así que a darle para adelante y seguir nuestro sueño", explicó.

"Estamos con unos nervios bárbaros, pero con sacrifico todo se puede, a no bajar los brazos. Estoy orgullosa del equipo que tenemos", indicó.

Por otro lado, las hermanas Yamila (17) y Agustina (16) Juárez también fueron seleccionadas y viajaran a Buenos Aires. Ambas se iniciaron en Sportivo Belgrano pero terminaron encontrando su lugar en las Lobitas.

"No pensaba que iba quedar seleccionada nunca. Me sorprendió porque nunca pensé llegar a tener esta oportunidad", dijo Agustina. En tanto, Yamila agregó: "Yo agradezco la oportunidad que me dio el profe Miguel de probarme en Argentinos".

Remándola

Maria Ludueña es la entrenadora de Las Lobitas junto a su marido "Tato", ambos contaron que el equipo se formó el 4 de noviembre de 2012. Ese fue el puntapié inicial para la conformación de este grupo. "Eramos un grupo de primos, no estamos formados en fútbol pero un día armamos un equipo y así empezamos. Venimos remándola, practicando en la plaza y haciendo ventas para los viajes. Hemos participado en muchos torneos como el que organizó la Liga Rafaelina, hemos jugado en Sastre, en 2016 fuimos al Nacional de la ciudad de Pérez donde competimos con 25 equipos", indicó la entrenadora.

"Le brindamos lo que podemos a las chicas, con mi marido estamos muy contentos de que las chicas ahora tengan su oportunidad de llegar a Buenos Aires con ayuda del profe Miguel Muñoz de Freyre".

Ludueña contó que con el correr del tiempo el número de jugadoras se fue agrandando. "Hay chicas que se sumaron, que se fueron a otro club, algunas están desde que arrancamos, lo que pasa en todos los clubes. Nosotros no tenemos la posibilidad de brindarles su establecimiento, su lugar donde entrenar, su comodidad, pero nos acomodamos como podemos, hoy estamos practicando acá, pero antes entrenábamos en la plaza de Estación Frontera", explicó.

"Hacemos lo que podemos con ayuda de las chicas, somos un grupo muy lindo, somos como una familia", concluyó.