“Es una revolución del pueblo, no se sabe cómo va a terminar”, dijo sanfrancisqueño que vive en Chile

Local 22 de octubre de 2019
El entrenador de fútbol se refirió a la oleada de protestas que se levantó el fin de semana en el vecino país. Asegura que los medios desenfocan el tema central que son las muertes y los detenidos.
scolari
Sebastián Scolari

Chile vive por estos días una crisis social, política y económica muy grave, que según cifras oficiales de este martes se cobró 15 víctimas fatales desde el inicio del estallido social.

El subsecretario del Interior de Chile, Rodrigo Ubilla, detalló que todas las muertes se produjeron en un contexto de "quemas y saqueos, principalmente de centros comerciales".

El entrenador sanfrancisqueño de fútbol, Sebastián Scolari, quien desde este año se desempeña como ayudante en el cuerpo técnico del club San Luis de Quillota, que milita en la segunda división de Chile, sostuvo que se está viviendo una “revolución del pueblo” y que lo comenzó siendo una manifestación con cacerolas en Santiago de Chile, la capital, se fue extendiendo a todo el país: “El el pueblo salió a manifestarse con las cacerolas. Al principio llamaba la atención, pero se fue incrementando, con más personas en la calle y de cualquier clase. Es una revolución del pueblo”, afirmó.

Lo que desató la oleada de protestas fue el aumento del precio del Metro de Santiago, que con el paso de los días despertó el hartazgo de parte de la ciudadanía por las altas tarifas que pagan por otros servicios, el nulo reparto del sistema de pensiones o los deficientes servicios de salud pública, lo que ha generado un estallido social que no tiene precedentes en la historia reciente del país trasandino.

Según Scolari, lo del metro fue la gota que rebalsó el vaso. Sobre los chilenos dijo que son de “perfil bajo e introvertidos”, pero que este fin de semana se rebelaron cansados de lo que están viviendo.

50909982_303

Toque de queda y saqueos

Chile soporta por estos días la peor agitación social desde que el país regresó a la democracia a fines de la década de 1980. Y ante la salida a la calle de miles de personas que coparon diferentes espacios, salieron también las fuerzas armadas. Soldados y policías se enfrentan con manifestantes y hasta disparan contra saqueadores enmascarados, según la información que llega de agencias de noticias. Fue el presidente, Sebastián Piñera, quien declaró un estado de emergencia y pidió al ejército que restablezca el orden.

El primer toque de queda -prohibición de circular libremente por las calles de una ciudad y/o permanecer en lugares públicos, sobre todo en horario nocturno- fue el sábado.

Si bien Piñera retrocedió en el aumento de las tarifas, sus esfuerzos para combatir la violencia echaron combustible al fuego. El domingo por la noche, tenía un mensaje claro para Chile: estamos en guerra, elegimos bandos y ganaremos. No se mencionó el diálogo.

“El sábado a las 12 de la noche decretaron un toque de queda hasta las 7 de la mañana del domingo, no podía haber nadie en la calle porque te llevan detenido los militares. Hacía más de diez años que no salían los soldados a la calle, la última vez fue para ayudar tras el terremoto en 2010”, señaló el sanfrancisqueño.

El domingo, el toque de queda inició a las 20 hasta las 7 del lunes. “Pensamos que iba a durar solo el fin de semana, pero este lunes fue peor.

“Este lunes comenzó a las seis de la tarde el toque de queda. Volví a las tres de trabajar y ya no podía salir más porque si te encuentran te meten preso. Solo podés circular a esa hora con un papel firmado por el ejército, sino no podés estar en la calle”, contó el sanfrancisqueño.

El entrenador de nuestra ciudad asegura que la mayoría de las personas protestan de manera pacífica. Sin embargo, existen grupos que llevan adelante los saqueos y disturbios.

“Los negocios no abren, algún supermercado que abre se llena de agente que hace filas para comprar alimentos básicos. Lo abren por algunas horas y con los militares en la puerta para evitar saqueos. Además, los vecinos se agrupan para cuidar sus barrios y casas y evitar robos y saqueos”, manifestó.



Se extranjero y el relato

Scolari siente incertidumbre sobre cómo seguirá el conflicto en Chile: “No se sabe qué va a pasar y uno como extranjero tiene incertidumbre. Yo estoy en un lugar tranquilo, en un departamento de un lugar residencial, pero a pocas cuadras te encontrás con la realidad. Hay mucho miedo, susto, es la primera que hay una revolución tan grande y sin dudas es algo histórico. No funcionan los medios de transporte, las escuelas están cerradas hasta el jueves y solo abren para dar de comer. La gente está preocupada pero sigue con la protesta”, narró.

Por último, se refirió al papel de los medios de comunicación: “Todo lo que sale en los medios acá es poco creíble, no dicen la cantidad real de muertos, detenidos, se enfoca todo en los hechos vandálicos, los robos e incendios y no hablan de la verdadera protesta porque el pueblo se rebeló. Y las redes sociales matan ese relato de los medios. Con videos caseros que son muy fuertes pero que muestran lo que pasa”, indicó.

Scolari forma parte del cuerpo técnico que lidera José María "Pancho" Martínez, ex ayudante de Diego Maradona en Dorados de Sinaloa.

“Este lunes fuimos a trabajar, a entrenar, hoy (por este martes) creo que no, te cortan las rutas y no podés llegar. Nosotros estamos encerrados en el departamento; sentís que te cortan la libertad”, finalizó.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar