Ordenan nuevos estudios para determinar la causa de la muerte del jubilado de barrio Acapulco

Policiales 28/09/2020
Todo hace presumir que se trató de un robo y hasta hay dos detenidos. Sin embargo, desde la Justicia sostienen que la autopsia “no es concluyente” y se esperan resultados de un nuevo estudio.
e8dabade-34de-4909-9564-c4dc02f5a72d
Momentos de los allanamientos del domingo, donde se produjeron detenciones.

Dos hombres se encuentran detenidos desde el fin de semana, sospechados de estar relacionados con la muerte de Oscar Hugo Romero, de 71 años, quien fue hallado sin vida en la madrugada del último sábado en su domicilio de Calle 18 al 300, en barrio Acapulco (Josefina).

Fuentes de la fiscalía que investiga el hecho, a cargo de Nicolás Stegmayer, informaron a El Periódico que la autopsia practicada al cuerpo de Romero, este domingo, “no fue concluyente”. Pese a ello, se determinó que el jubilado presentaba golpes, pero para determinar la causa de la muerte se ordenó la realización de estudios anatomopatológicos para poder ampliar la información que había brindado la autopsia y confirmar una hipótesis para esta muerte.

Cabe destacar, que tras el hallazgo del cuerpo de Romero, en un principio se informó que se trataba de una muerte natural. Sin embargo, con el correr de las horas y las pericias en el domicilio, se estableció que Romero falleció producto de golpes ocasionados aparentemente en un robo.

Por este motivo, desde la Justicia se ordenaron allanamientos y la detención de dos sujetos.

Uno de los arrestos se produjo alrededor de las 6.30 del domingo, en una vivienda ubicada en Brigadier Bustos al 1600, en barrio San Cayetano, donde la Policía de San Francisco junto personal del ETER procedieron a la detención de un joven de 20 años, apodado “Tato”. El otro procedimiento tuvo lugar en el mismo barrio Acapulco y allí fue detenido un sujeto cuyas iniciales serían J.L.C., de 27 años. Por otro lado, el fiscal Stegmayer refirió que habría un tercer involucrado que sería menor de edad.

“Le robaban siempre”, dijo su nieta

Romero vivía se dedicaba a la cría de animales de granja como gallinas y conejos; además vendía cigarrillos de marcas importadas.

Su familia descreyó la versión de una posible muerte natural y fue su nieta Jésica, quien en diálogo con Diario Castellanos de Rafaela sostuvo: “Era un hombre que vivía solo, se la rebuscaba con su trabajo, no molestaba a nadie; se cansaron de entrar a robar a su casa y ahora, lo encontraron a él y lo mataron”.

“Ahora con la pandemia no podía salir, estaba siempre aquí adentro, lo encontraron y lo mataron”, siguió.

6b4959fc-f1c6-4c59-ab41-688102e00201Muerte en barrio Acapulco: giro en la causa tras la detención de dos individuos

Más de El Periódico

Newsletter

Te puede interesar