Mateo Giménez vive horas difíciles luego de ser protagonista de un accidente de tránsito con su moto en la madrugada del viernes, con una camioneta en la esquina de Lamadrid y Perú, cuyo conductor se dio a la fuga. Por el fuerte impacto, el joven de 23 años quedó tirado en la calle e inconsciente, situación que fue alertada por los vecinos de la cuadra que dieron aviso a un servicio de emergencias que lo trasladó al Hospital Iturraspe.

Entre las lesiones sufridas, Giménez presenta fractura de fémur y de uno de sus brazos. En las últimas horas fue intervenido quirúrgicamente, le colocaron diversos clavos en el cuerpo y la próxima semana le llagarán unas prótesis.  

Por otra parte, este viernes por la noche, el abogado del dueño de la camioneta se presentó con un escrito y puso a disposición el vehículo que será peritado en breve, pudo conocer El Periódico. Aparentemente, habría manifestado no ser él quien la conducía esa noche.

Secuestran camioneta que se dio a la fuga tras choque: “La saqué barata”, dijo motociclista herido

Se trata de una Renault Kangoo, de color blanco, que presenta abolladuras en la parte derecha y dos de sus vidrios estallados.

La causa habría sido caratulada como "accidente con lesiones gravísimas culposas".

“La saqué barata”

Según fuentes policiales, el conductor de la moto transitaba por calle Perú de norte a sur, mientras que el de la camioneta lo hacía por Lamadrid de este a oeste, cuando se produjo el impacto.

Giménez, en diálogo con El Periódico, reconoció esa noche que conducía su moto por calle Perú y que antes de llegar a la esquina hizo seña de luces y al no notar que venía nadie siguió su camino, aunque terminó encontrándose con la camioneta: “Traté de frenar y taparme a mí mismo para que el golpe no sea tan fuerte, pero me arrastró unos metros y me dejó inconsciente”, relató el joven, quien recuperó la consciencia unas doce horas más tarde.

Al ser consultado sobre quién lo ayudó, dijo: “Aparentemente en una esquina vivía una chica que me conocía y llamó a unos amigos para que les avisen a mis padres. Llamaron a una ambulancia que me llevó al hospital”.

Luego, Mateo reconoció haberla “sacado barata” ya que no llevaba colocado el casco: “La saqué barata, tengo raspones, un ojo morado, algunos chichones. Me hicieron estudios de tórax, de cabeza y me hisoparon, eso me dio bien afortunadamente”, señaló.

Sobre qué piensa de lo que pasó, Giménez indicó que “probablemente manejaba alguien sin carnet o algo por el estilo que se desesperó ante la situación. Es difícil que no lo haya notado, como algo que escuché porque vi las fotos de la camioneta y tiene dos puertas abolladas y dos vidrios estallados”, comentó y agregó: “Por ahora nadie se acercó a pedir disculpas por haberse ido sin tratar de ayudarme”.

Por último, el motociclista contó que hace deportes, sobre todo running: “Por las heridas me dijeron que me quedan pocas posibilidades de seguir corriendo. Pero hay que esperar y mientras tanto meterle para recuperarme”.