Nicolás Barón Miño, un joven de 23 años, denunció haber sido víctima de abuso policial en la madrugada del sábado, cuando arribó a su domicilio de barrio Jardín. Por este episodio hay dos suboficiales de la Departamental San Justo que pasaron a situación pasiva, ya que se les abrió una investigación, confirmaron fuentes de la Jefatura.

El hecho ocurrió entre la noche del viernes y la madrugada del sábado en barrio Jardín. A través de un comunicado, la familia del joven dio su versión de los hechos, asegurando que Miño fue herido en su cabeza al recibir una bala de goma. 

Este lunes, el joven padre de un niño recién nacido y empleado de la construcción, habló con El Periódico y brindó más detalles de lo sucedido.

"Fue después de la medianoche, una y media de la mañana más o menos. Yo salía para la casa de un amigo, le iba a preguntar sobre un videojuego. Y ahí yo veo que estaba el Comando. Me apoyo en el camión del vecino, que es el tío de él, en la casa de al lado, y me pongo a hablar. Y como que el Comando me embiste a mí. Viene, me pregunta, ya se baja con malos tratos. Me dice 'salí de ahí' y ya me agarra del brazo, me lleva para la calle y me empuja contra el móvil. Yo asustado, no sé por qué, pero en eso que se descuidan yo agarro y me voy, porque ya me habían agarrado con malos tratos y yo pensaba que me iban a llevar y no sabía por qué. En eso  hago 15 o 20 metros me dispararon. Y seguí corriendo por el miedo, la adrenalina, no sé", narró Miño.

Consultado sobre los motivos que pudieron haber tenido los policías para querer identificarlo, el joven afirmó: "Yo estaba quieto, no sabía qué hacer, si no estaba haciendo nada, sólo estaba hablando con el vecino y a mí ya me sacaron para la calle. No me explicaron nada, ya vinieron con malos tratos. Ni les interesó lo que yo les iba a decir. Yo les dije que no me trataran mal, les dije 'no estoy haciendo nada, estoy hablando con el tío de un amigo' y no les importó. 'Salí de ahí y andá para la calle', me dijeron".

Habló el joven que denunció abuso policial: "Les quise explicar pero en ningún momento les interesó", dijo sobre los policías
La herida de bala en su cabeza. 

El joven contó que cuando ocurrió el hecho llegaba de tomar algo en un local y que previamente había visitado  a su hijo que permanece internado en el Hospital Iturraspe, por haber nacido prematuro. "Les quise explicar pero en ningún momento les interesó. Según ellos, como redactaron, dijeron que yo me había escapado de un control con otro muchacho y yo recién venía de ver a mi hijo en el hospital. Hicimos una parada y llegamos tipo una, a esa hora llegué, porque los lugares en donde uno se puede sentar a tomar algo cierran a la 1, a esa hora llegué y ocurrió todo esto", recordó.

Respecto a la actitud de los policías para con su vecino, que se encontraba con él, Miño explicó: "Esto fue conmigo nomás, porque él ya estaba entrando adentro, yo lo saludo a él, paso por la vereda y lo saludo, iba de mi amigo pero no llegué porque a la mitad me agarran, por Marconi a mitad de la calle, yo vivo a la vueltita"

Seguidamente, recordó el momento en que le dispararon: "No me dijeron alto, no me dijeron nada más que 'salí de ahí'. Ellos habrán pensado que me estaba escondiendo de ellos, no sé, o se habrán confundido. Cuando me disparan yo ya había salido a correr por miedo, porque pensaba que me iban a llevar. Sentí el impacto pero seguí corriendo, no iba a frenar porque pensaba que me iban a llevar. Yo más que todo salí corriendo porque tengo un hijo, al otro día tenía que trabajar, llevarle cosas al nene, pagar cosas de la casa, comer, como cualquier familia".

Sobre lo ocurrido después, Miño comentó que los policías pasaron por el frente de su casa aunque no pararon, desmintiendo la versión policial de que lo salieron a correr. Les dijeron que frenen, nunca frenaron. Recién lo hicieron, dijo, cuando llegó la ambulancia para atenderlo. "Nunca frenaron ni les interesó. Después viene la ambulancia y ellos vienen. 'Dejame verte' me dice. Le dije, 'Qué querés ver si ya hiciste suficiente. Ya están los médicos, ellos se van a encargar'", les respondí.

A raíz de lo ocurrido, Miño debió ser trasladado al Hospital Iturraspe, donde le suturaron la herida.

"Tengo miedo, estoy atemorizado, pensás que se van a bajar y te van a pegar, no sabés si salir corriendo o no, porque pensás que te van a tirar", resumió sobre sus sensaciones tras lo sucedido.

Situación pasiva

Según trascendió, los oficiales habrían confundido a este joven con otro que se encontraba huyendo de un control policial.

La investigación ahora la lleva adelante la Justicia. Por lo pronto, desde la departamental San Justo confirmaron a El Periódico que los policías pasaron a situación pasiva hasta que se aclare lo ocurrido.

La situación pasiva es una medida administrativa cautelar que se ordena al iniciar una investigación administrativa. En este caso, los suboficiales Elías Zárate y Miriam Toranzo fueron apartado de sus funciones por el tiempo que dure la medida con reducción en sus haberes. “El tiempo lo dispone el Tribunal de Conducta Policial y Penitenciario”, informaron desde la Jefatura local.

Repudiaron el hecho

Desde el Bloque Frente Córdoba Ciudadana, presidido por el concejal Andrés Romero, se elevará al Concejo Deliberante un proyecto de resolución para repudiar lo ocurrido.

De acuerdo al texto, el bloque resuelve "expresar repudio frente al accionar de la Policía de la Provincia de Córdoba en el hecho acontecido el pasado viernes 21 en nuestra ciudad, que tuvo como resultado un joven baleado en su cabeza por efectivos de la fuerza policial".