Después de su tradicional audiencia general de los miércoles, el papa Francisco se tomó unos minutos hoy para cumplir el deseo de Elizabeth "Lizzy" Myers, una niña de cinco años que quería conocer cara a cara al Santo Padre antes de quedarse ciega por una rara enfermedad.