La pelota paleta es uno de los deportes que más campeonatos mundiales le dio a la Argentina. En San Francisco tuvo su auge en las décadas del 80 y 90 en las canchas del Sport Automóvil Club y en el predio del Centro Médico.

Si bien se continúan utilizando las dos canchas, actualmente es el Sport quién renovó energías y volvió a darle impulso a la actividad. “Son dos modalidades: trinquete (cancha cerrada) y frontón (cancha abierta). La cancha más importante está en el Sport y hace unos años volvimos a la actividad. La paleta tuvo su tiempo, pero este deporte se fue abandonando por la idiosincrasia que presentaba, los pelotaris (jugadores) se fueron alejando y el número disminuyó notablemente”, explicó Juan Manuel Velázquez, integrante de la subcomisión.

Era lógico, sabíamos que esto disminuía, nos hacíamos grandes y la mayoría iba dejando o cambiando a deportes más populares como el pádel o el tenis; y no venía nadie detrás. Hasta que apareció un nuevo grupo que son jugadores de la vieja escuelita que había alrededor de 20 años atrás, se empezaron a llamar entre ellos y empezó a resurgir”, contó el profesor Eduardo Molinaro.

Carlos Bischoff y Molinaro son los precursores. A raíz de eso hace un par de años una idea comenzó a rondar en sus cabezas: “Se sumaron jugadores nuevos de 30 años para arriba. Empezamos a hacer campeonatos internos, nos federamos a la Federación Cordobesa y ahora lo que se hace hincapié en la provincia es en las escuelitas, se apunta a los pibes, a la formación”, precisó Velázquez.

Hicimos campeonatos de tercera, cuarta y quinta categoría. En marzo hicimos un campeonato con premios económicos donde metimos 32 parejas que es un número muy grande para este deporte. Tuvimos la presencia de Gastón Muñoz, que es un campeón mundial y alrededor de cien personas se acercaron a la cancha”, indicó.

La pelota paleta vuelve a tomar impulso en San Francisco

El tercer tiempo, infaltable

La pelota paleta siempre tuvo el tercer tiempo, es muy bueno y muy necesario. Al ser un deporte que requiere de mucha adrenalina necesitás bajar eso porque terminás con mucha bronca o con mucha algarabía”, explicó Velázquez.

El grupo cuenta con una cantina manejada por ellos. Los miércoles son de peña y a la comida se suman otras personas. Para después de jugar tenemos las duchas y luego comemos en grupo. Se come tarde y se termina tarde pero uno se va contento a casa por todo lo compartido. Los sábados venimos más temprano y después hacemos también algún refrigerio para terminar”, agregó Velázquez, quien confirmó que tras el impulso de esta disciplina hubo más gente que que se enteró y volvió a entrenar, algo que antes no pasaba.

En tanto, Molinaro explicó que el nuevo grupo se empezó a preocupar por todo lo que faltaba para generar un buen ambiente. “Acá se arman partidos sin importar la competencia, se juntan jugadores de distintos niveles porque lo importante es jugar”, señaló.

Personalmente, todo esto me dio mucho compañerismo, porque todos peleamos por lo mismo, no importa el nivel ni la edad”, indicó Velázquez.

Pero el tercer tiempo siempre está, con una gaseosa, un agua, un mate o un café siempre está...”, cerró Molinaro.

La pelota paleta vuelve a tomar impulso en San Francisco