San Isidro comenzó esta semana a disputar la nueva temporada de la Liga Argentina en la ciudad de Córdoba donde Los Halcones cosecharon una victoria y dos derrotas que dejaron cosas positivas, pero también muchos detalles para mejorar de cara a lo que viene.

En esta primera parte, Torre no pudo contar con Tomás Ligorria y Lisandro Gómez Quinteros solo pudo jugar los últimos dos encuentros. Además, aguarda la llegada del norteamericano Myo Baxter Bell para reforzar el plantel.

En ese contexto, los jugadores más jóvenes tuvieron que salir a escena y ser protagonistas, siendo esto quizás lo mejor que se trae San Isidro de Córdoba. Es que los “pibes” no desaprovecharon la oportunidad y demostraron que están a la altura.

Uno de ellos es Federico Zezular (19). El cordobés, que llegó al club cuando tenía 15 años -edad a en la cual también debutó en la Liga Argentina- fue uno de los jugadores más destacados porque promedió más de 20 puntos por partido con un rendimiento casi perfecto.

“Zezu” dialogó con El Periódico, se manifestó contento por esta oportunidad y contó sus sensaciones tras este inicio que lo tuvo como uno de los grandes protagonistas. “Desde lo individual me siento bastante contento con lo que le estoy aportando al equipo y el hecho de que también me tiene mucho en cuenta tanto en lo defensivo y en el ataque también. En lo colectivo, como grupo, estamos muy bien y fuertes sabiendo que el torneo recién empieza y que tenemos que seguir mejorando tanto en lo defensivo como en el ataque”, indicó.

“Con respecto a los minutos que tuve, yo sabía que me iban a dar un papel importante en el equipo, pero más como un jugador de rol y, bueno, en estos partidos siento que gané un poco más de confianza con el técnico y por eso me está dando mucho minutos”, explicó Zezular.

El lado B de la pandemia

Para el juvenil cordobés, la pandemia le sirvió para renovar energías y concentrarse en su objetivo ya que en la pasada temporada arrancó con “desventaja” porque tuvo que recuperarse de una lesión que le impidió arrancar a la par de sus compañeros. Cuando estuvo recuperado, solo pudo sumar algunos minutos hasta que el torneo se cortó por la llegada del Covid.

“Al principio de la temporada pasada venía de una lesión grande en la rodilla, pero el parate me ayudó mucho a volver con mi familia y centrarme en lo que quiero que es ser jugador de básquet. Además el receso me ayudó mucho a mejorar tanto técnico, física y psicológicamente para prepararme para esta temporada y llegar a tener este rendimiento que tuve”, señaló.

En cuanto a lo que viene, Zezular dijo: “Hoy me parece que hay que corregir bastantes cosas en lo colectivo ya que tenemos lesionados en el equipo y todavía no pudimos entrenar con el plantel completo. Tenemos que tener más fluidez como equipo y me parece que eso va a hacer que el equipo llegue a su mejor versión”.