A 52 años de la tragedia de la Puerta 12: el homenaje de Boca a las víctimas

Deportes 23 de junio de 2020
Un 23 de junio de 1968 se registraba la página más negra en la historia del fútbol argentino, en la que murieron 71 hinchas por una avalancha tras un clásico entre Boca y River.

Este martes 23 de junio se cumplen 52 años de una de las páginas más tristes de la historia del fútbol argentino: la tragedia de la Puerta 12, en la que 71 hinchas murieron tras un superclásico entre Boca Juniors y River Plate tras una avalancha en una de las escaleras de acceso. Por este motivo, el Xeneize publicó en sus redes sociales un recuerdo a las víctimas y a sus familiares.

Ese día de junio de 1968 fue una fría tarde de invierno, durante la dictadura militar del general Juan Carlos Onganía, cuando River y Boca empataron 0-0, por el Interzonal de la 17ma fecha del Campeonato Metropolitano, y en un clásico que se vio demorado en su inicio por la travesura que había preparado Angel Clemente Rojas de quitarle su habitual gorra a Amadeo Carrizo.

El arquero se negó a comenzar el partido hasta que le devolvieron su gorra que era cábala, y más tarde se vengó del delantero: cuando faltaban diez minutos para el final del partido, Carrizo se sentó en el césped para burlarse de la escasez ofensiva de Boca.

Al finalizar el partido, los hinchas de Boca que habían concurrido en gran número a la alta tribuna del estadio de Núñez se dirigieron a la salida de la Puerta 12 (hoy señalada como sector L de la Tribuna Centenario) para abandonar la cancha, apremiados por el frío reinante y la noche que se avecinaba.

Este último factor hizo que las escaleras y los pasillos, que debían desagotar al público sobre la avenida Figueroa Alcorta, estuvieran en penumbras. Fue entonces que se produjo una avalancha y quienes bajaban se encontraron con espectadores caídos, lo que produjo rodadas en medios de gritos de sorpresa y de dolor.

El hecho causó la muerte de 71 hinchas por asfixia y golpes.

Sin salida

Las primeras investigaciones dieron pie a una versión de que los molinetes de control en el acceso no había sido quitados. Otra señaló que la cortina metálica de la puerta estaba baja, lo que era menos probable.

Cualquiera de las dos hipótesis dieron pie al hecho de que los primeros espectadores se quedaron trabados al llegar a la salida y que, quienes seguían bajando, en medio de la oscuridad reinante comenzaron a empujar y se produjeron las avalanchas.

Otra versión, según declaraciones de la época de abogados de River indicaron que el accidente había sido causado por hinchas de Boca que, cuando iban a ser detenidos por agentes de la Policía Federal (a cargo del general Mario Fonseca) por haber arrojado proyectiles durante el partido, y que en su afán de escapar reingresaron al estadio y chocaron con quienes querían abandonarlo.

Esa hipótesis dio origen a un cántico que luego se entonaría en las canchas donde jugaba Boca y que rezaba: "No había puerta, no había molinete, era la 'cana' que daba con machetes".

Jóvenes víctimas

La mayoría de los muertos fueron jóvenes. El promedio de edad fue 19 años. Por eso la causa quedó a cargo de un juez de Menores, Oscar Hermelo. El velatorio colectivo de las victimas fue en el salón principal de la cancha de Boca y el gobierno de Onganía decretó tres días de duelo nacional.

Dos meses después, el juez a cargo de la instrucción dispuso la prisión preventiva de Américo Di Vietro y Marcelino Cabrera, intendente y capataz de River, respectivamente, y dispuso un embargo de 200 millones contra ambos y contra el club.

Sin embargo, a fines de noviembre de 1968, la Sala VI de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, integrada por Raúl Munilla Lacasa, Jorge Quiroga y Ventura Esteves, sobreseyó definitivamente a ambos imputados y les levantó el embargo a ellos y al Club River Plate.

Con respecto a la responsabilidad civil, la AFA y los clubes respondieron de manera solidaria, reuniendo un fondo de poco menos de 100.000 dólares, que significaban apenas poco más de 1000 dólares por fallecido. A cambio de cobrar esa cifra se les exigió a los damnificados que renunciaran a cualquier reclamo judicial.

Pablo Tesoriere, hincha de Boca y sobrino nieto de Américo Tesoriere, quien fue arquero "xeneize" en épocas del amateurismo realizó en el 2008 un interesante documental acerca de la tragedia con numerosos e interesantes testimonios.



Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar