Dos personas en estado de ebriedad entraron al cementerio municipal de la ciudad santacruceña de Caleta Olivia y abrieron el ataúd donde se encontraban los restos de un familiar que murió por Covid-19.

Según los jóvenes de 20 y 22 años solo querían "darle el último adiós".

Personas que se encontraban en el lugar visitando las tumbas de sus familiares, vieron esta escena y alertaron a la Policía.

El féretro que estaba en un nicho fue violentado por estos dos hombres y violaron todas las normas sanitarias y los protocolos vigentes por el coronavirus.

Al llegar la Policía, estas dos personas ya no estaban y habían dejado el cajón abierto, pero fueron detenidos a las pocas cuadras del cementerio.

Los oficiales confirmaron que los jóvenes habían bebido alcohol más de la cuenta.

"Lo único que pudimos entenderles es que querían "darle el último adiós" a un familiar fallecido por coronavirus ya que no pudieron hacerlo antes por las condiciones que están vigentes ahora y que no permiten realizar velatorios con la presencia de muchas personas", dijo un agente. (Fuente: El Doce TV)