El subsecretario de Regulación de la Secretaría de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Oscar González, defendió la transparencia del acuerdo entre el gobierno argentino y el Grupo Macri por una deuda originada cuando administraba el Correo Argentino. Reiteró que la cifra a pagar es de 296 millones de pesos y no de 70 mil millones como había alertado una fiscal. Explicó que ese monto es el que se estableció en el concurso de quiebra 14 años atrás y que por la legislación vigente no fue actualizado. Apuntó contra el kirchnerismo por no haber cobrado esa deuda antes y haber dejado que se desvalorizara.

En contacto con el periodista Roberto Caferra, que conduce el programa Radiópolis (Radio 2), González explicó que la ley de concursos y quiebras prevé una acreencia que no genera intereses. Por eso, la cifra que se acordó pagar en 2003 no se actualizó.

“Funcionarios anteriores han permitido que esa deuda se desvalorizara sustancialmente por el paso de los años”, apuntó el número dos del ministerio de Comunicaciones.

“La deuda del Correo fue verificada en trámite judicial (en abril de 2003), que es lo que cuenta; y no fue fruto de nuestra actuación”, aclaró y añadió: “Nos preocupa cobrar una deuda que se debe desde 2003”.

Con todo, la cifra había sido objetada por la fiscal ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, Gabriela Boquín porque, a su entender implica una quita de más de 4.000 millones de pesos en la actualidad y de más de 70.000 millones a 2033, cuando finalice el plan de pagos.

La fiscal llegó a esa conclusión –según publicó el diario Ámbito Financiero– luego de un análisis efectuado con la colaboración de la Dafi (Dirección General de Asesoramiento Económico y Financiero en las Investigaciones), que tomó como base la fecha en que se inició el concurso, el 19 de septiembre de 2001, cuando se empezaría a pagar, y la fecha en que se terminaría de abonar la deuda.

La Procuración de la Nación realizó un cálculo estadístico y matemático que arrojó como resultado que al año 2033 esa deuda de 296 millones de pesos, actualizada con índices y con la tasa del Banco Nación, treparía a 71.000 millones de pesos, con lo cual la oferta que hizo el Correo Argentino al Estado implica una quita del 98 por ciento.