Los ecos del crimen del ferretero Diego Coca aún resuenan. Y no es para menos ante la gravedad del hecho.

Hacía tiempo que en San Francisco un robo no terminaba con un homicidio, tal como lo indicó este martes el fiscal de Delitos Complejos, Bernardo Alberione, a La Primera Mañana el informativo de El Periódico Radio (97.1) que se emite de 6.30 a 8.

Luego de las dos detenciones del lunes, donde cayeron los dos presuntos autores del homicidio de Coca: Miguel Ángel Cisnero (21), capturado en San Francisco, y Marcos López (35), aprehendido en la ciudad de Frontera; este martes trascendió un dato que podría conducir a esclarecer el porqué del desenlace fatal.

Aparentemente, uno de los detenidos –sería Cisnero- habría conocido a Coca de antemano. UNa de las hipótesis de los investigadores es que esta situación generó que en medio del robo la víctima reconociera a uno de sus victimarios y todo termine en un crimen. Lo que se investiga en ese caso es el vínculo que vendría por una tercera persona.

Ambos sujetos, cabe aclarar, fueron imputados por homicidio en ocasión de robo. En el marco de los procedimientos, también se secuestraron herramientas y dinero que se habían llevado dela ferretería ubicada en Brigadier López al 200, sobre el camino interprovincial.

Fuentes allegadas a la investigación entienden además que los sospechosos habrían llegado a la casa del ferretero con datos aportados presuntamente por otra persona.

Tanto Cisnero como López serán indagados en los próximos días.

Lo mataron con un machete

Tras la realización de la autopsia en el cuerpo de Coca llevada a cabo por el médico forense Mariano Pispieiro, los investigadores pudieron determinar que lo mataron a golpes en la cabeza y rostro con un elemento “contundente”.

Asimismo, lograron determinar que la víctima se defendió de los agresores y que fue ultimado a golpes con un machete.

Tras el crimen en el Interprovincial: del “Diego era un buen tipo” a la preocupación de vecinos y comerciantes