La Justicia allanó oficinas y viviendas de Leonardo Fariña y Federico Elaskar, en la causa en la que se investiga un posible lavado de dinero y en la que está involucrado también el empresario Lázaro Báez.

Uno de los operativos se realizaba en la financiera SGI de Elaskar, en el edificio Madero Center de Juana Manso 555, en el barrio capitalino de Puerto Madero. Asimismo, se efectuó un procedimiento en la casa del financista, en la calle Azucena Villaflor del mismo barrio.

En paralelo, se hacían allanamientos en otras oficinas de Puerto Madero ubicadas en la calle Pierina Dealessi y en una casa de Fariña en la ciudad de La Plata, añadieron las fuentes.

Los procedimientos fueron decididos por el juez federal Sebastián Casanello, por requerimiento del fiscal Ramiro González, y los efectuaba personal de la Policía Federal.

Los allanamientos se realizaron cuatro días después de conocerse públicamente las declaraciones televisivas de Fariña y Elaskar, el primero a través de una cámara oculta, donde denunciaron maniobras para blanquear dinero.

Tras el escándalo desatado por sus denuncias, tanto Fariña como Elaskar se desdijeron y negaron todos sus dichos.

Pedido de indagatoria

El fiscal federal Ramiro González pidió este jueves que se cite a prestar declaración indagatoria, es decir como imputados, a Leonardo Fariña y al financista Federico Elaskar por supuestas operaciones sospechosas de lavado de dinero por unos 20 millones de pesos.

Fuentes judiciales confirmaron a minutouno.com que el requerimiento fue realizado por la fiscalía ante el juez federal Sebastián Casanello, que quedó a cargo de las denuncias realizadas luego de la difusión del programa "Periodismo para Todos".

El pedido de la fiscalía, que también lleva la firma de Carlos Gonella, titular de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac incluye una batería de unas 15 medidas, y está fundado en reportes de operaciones sospechosas (ROS) que entregó la Unidad de Información Financiera (UIF) por unos 20 millones de pesos.

La UIF venía desarrollando una investigación "con un alto grado de avance" que fue aportada este jueves al juzgado, indicaron las fuentes consultadas.

La fiscalía también pidió informes a organismos para ir tras la ruta del dinero a fin de investigar las actividades de la financiera S.G.I, que era de Elaskar y ahora, según declaró en el programa, sería conducida por el contador Daniel Pérez Gadin.

Entre las medidas, trascendió que el fiscal pidió investigar movimientos sospechosos de dinero de otras 16 financieras y sociedades comerciales, por lo que pidió al juez Casanello que libre oficios a la AFIP, la Inspección General de Justicia (IGJ), el Banco Nación, y el Banco Central, entre otros organismos.

Elaskar había dicho en la entrevista difundida el domingo en el programa del periodista Jorge Lanata que debió vender la financiera investigada SGI a una sociedad cercana al kirchnerismo bajo extorsiones y amenazas de muerte, pero luego desmintió sus dichos.

En tanto, Fariña, esposo de la modelo Karina Jelinek, reveló que transfería millones de dólares no declarados de Lázaro Báez a cuentas bancarias de sociedades offshore en paraísos fiscales.