Escenas de mucho dolor se vivieron esta tarde en la concentración para pedir justicia por Yuliana Chevalier, la joven de 20 años que murió en la madrugada del viernes en San Francisco tras recibir un disparo en una vivienda de barrio La Milka. Por el hecho se encuentra detenido su pareja, el policía santafesino Alejandro Lovera, de 36 años, quien está imputado por homicidio simple. 

La convocatoria fue este sábado a las 18 en la Plaza Cívica, organizada por las agrupaciones Mujeres Unidas y Juntas y a la Izquierda. Desde la plaza, los presentes se dirigieron hasta la sede de la Departamental de Policía, donde se pidió justicia por la joven. Aproximadamente 50 personas participaron de la concentración.

Vanesa Mansilla, tía de Yuliana, descartó la hipótesis inicial de que había sido un suicidio. "No fue un suicidio, menos de la forma en que ella estaba golpeada. Yo tuve que vestir su cuerpo y estaba muy golpeada, nunca la vi así. Estaba desfigurada, quiere decir que la golpeó alevosamente tanto en la cara como en las piernas", aseguró a El Periódico.

"Cuando la cambié terminé de sacar mis dudas sobre cómo había sido. Además que ella no era una chica que se fuera a suicidar, tenía toda su vida por delante, amaba a su hijo y no era alguien que iba a tomar semejante decisión, no era depresiva", agregó.

Yuliana era oriunda de Villa del Totoral y hacía seis años que había venido a Frontera, donde vivía con su abuela y su tía. También estaba algunos días junto al hombre que era su pareja en la casa que este alquilaba en barrio La Milka, donde fue hallada muerta. 

Relación reciente

La tía agregó que Yuliana estaba en pareja con Lovera aproximadamente desde enero de este año. "Él era celoso, muy posesivo, yo le decía que tenía que dejarlo porque la iba a terminar matando, pero nunca te vas a imaginar que iba a pasar con ella. Una vez le pegó una cachetada y ella lo denunció, pero desde ahí no volvió a decir que le pegaba", agregó Mansilla. 

Su tía reveló otro importante dato que refleja el drama que vivió Yuliana y cómo llegó a conocer al policía en Frontera. "Se conocieron a raíz de una denuncia por violación que ella presentó en Frontera y quedó en la nada, porque en esa ciudad todo queda en la nada y es tierra de nadie. Salieron con unos amigos y después uno de ellos abusó de ella, pero taparon todo. Y a partir de eso él empezó a seducirla, a buscarla, iba muchas veces con el patrullero a nuestra casa", manifestó la tía.

Según contó Mansilla, a Lovera lo habían trasladado recientemente a la localidad santafesina de Esmeralda por la denuncia por golpes que Yuliana le había hecho. "Ahora nos enteramos que ya lo habían trasladado de Rafaela por golpeador también", señaló.

Pidieron carátula por femicidio

Desde Juntas y a la Izquierda, pidieron que la causa tenga la carátula de femicidio en lugar de homicidio simple, y volvieron a exigir políticas públicas locales para prevenir la violencia contra las mujeres. "Exigimos justicia, ya es un femicidio más", señalaron.