Sufía conoció a su atacante por un amigo en común

Policiales 15 de agosto de 2015
Sufía conoció a su atacante por un amigo en común

“Nunca lo habíamos visto en el barrio, hasta el día del hecho”, aseguraron varios vecinos de Avelino “Tofo” Sufía, el conocido vecino que falleció el pasado 3 de marzo, un mes después de haber sido apuñalado por ciudadano de origen argelino que se hacía llamar Pietro D’alto.

Luego de revelarse el rostro y la identidad del atacante, nuestro medio se contactó con varios vecinos de la víctima, que aseguraron nunca antes haberlo visto, salvo el día de la fatídica agresión.

Una de las personas consultadas manifestó que el día del ataque, el 6 de febrero, observó a una persona sentada en el umbral de la casa de Sufía. “Por mi trabajo iba y venía y lo vi unas cuatro veces esperando algo con un bolso en la mano. Pensé que esperaba al vendedor de autos del frente”, reveló.

 

“Mal presentimiento”

Fue el que tuvo José Mazariego, el vecino más cercano a “Tofo”, quien junto a su señora y un hijo fueron los que socorrieron a la víctima momentos después de la agresión.

 

“Ese día (el 6 de febrero) llegué tarde a mi casa al mediodía y no vi a nadie. A eso de las 14:50 cuando salía para irme a trabajar veo a un hombre que estaba sentado en el cordón de la vía con un bolsito. Era la primera vez que lo veía en mi vida. Tal es así que como no era del barrio me llamó la atención, lo miré insistentemente antes de subirme al auto y me esquivaba el rostro”, recuerda Mazariego.

“Arranqué y cuando voy a doblar lo seguí mirando, él se dio cuenta y buscó levantarse. Me fui pero cuando hice un par de cuadras tuve un mal presentimiento. Sentí ganas de volverme a ver qué hacía el tipo pero seguí, tenía que llegar a trabajar”.

Casi 10 minutos después la mujer de Mazariego lo llamó a los gritos porque algo grave había ocurrido. El hombre temió lo peor, que había pasado algo con uno de sus hijos, de tal forma que llegó al lugar antes que la ambulancia.

 

Era Avelino

“Apenas doblé por 9 de Septiembre-siguió Mazariego- me di cuenta que era Avelino. Mi señora y mi hijo menor le habían hecho los primeros auxilios, pero Avelino tenía un corte bien pronunciado en el cuello y un puntazo en el abdomen, las heridas fueron hechas con mucha saña”.

Según el vecino, la lucha en el interior de la vivienda “debe haber sido feroz porque estaba todo pintado con sangre”, recordó.


Fue por dinero

Mientras estuvo internado, Avelino tuvo la posibilidad de relatar a su vecino que la agresión fue por dinero. Aparentemente, Pietro le había prometido a la víctima venderle unos dólares a muy buen precio pero en lugar de entregarle el dinero, lo que sacó del bolso fue un cuchillo con el que hirió gravemente a “Tofo”.

Varios vecinos de Sufía se mostraron indignados con el accionar de la Policía y la Justicia, aseguraron que existían datos como para poder atrapar a Pietro ese mismo día pero que se actuó con lentitud.

 

La relación entre Tofo y D’alto

Una persona, que pidió que su identidad fuera resguardada por su seguridad, pero que aseguró haber sido amigo de Sufía, contó a nuestro medio cómo se conocieron la víctima y el victimario.

“A Pietro lo encontré durmiendo en un auto en la terminal, y como soy una persona solidaria le ofrecí un departamento en barrio Acapulco para prestarle. Parecía un buen tipo, tenía presencia, después me enteré que sabía cuatro o cinco idiomas, era un tipo muy educado”, reveló la fuente.

Siempre según los datos aportados por esta persona, Pietro le habría revelado que era italiano, y que en Buenos Aires había sido asaltado y casi no tenía pertenencias. “Viendo que era un tipo tan culto, tan preparado, ver que estaba tirado en esa forma no me cerraba”, relató. De allí surge que esta persona le pidiera el pasaporte a Pietro para asegurarse su identidad y de esta manera prestarle un lugar donde dormir. Así es como luego trasciende la imagen del agresor, aunque no se trata del pasaporte sino de la Carta de Identidad (el DNI italiano).

Pietro habría llegado a la ciudad hace cuatro o cinco años y luego de acomodarse en el departamento pudo desarrollarse como tapicero. Inclusive llegó a compartir la mesa con quien fue su protector.

 

Vinculación con la víctima

Fue esta fuente, que dice haber sido amigo de Sufía y con la que compartía el gusto por el folklore, quien presentó a D’alto y Avelino. “En una oportunidad lo llevé (a Pietro) al Club de Abuelos, ahí se conocieron con Tofo. Como sabía varios idiomas y era muy culto formaron una amistad”, refirió.

Inclusive dicha fuente, junto a Pietro y Sufía, compartieron varias horas de charlas y cafés en la propia casa de Avelino.

Sin embargo, cierto día Pietro desapareció. Abandonó el departamento facilitado y dejó todo. Por algunos años nada de supo de este presunto italiano hasta el verano de 2015.

“Un buen día Tofo me dijo ‘volvió Pietro’, estuvo parando en mi casa”, reveló la fuente.

“Sufía me comentó que le había pedido plata-continuó-, o ya le había pedido antiguamente. Me sorprendió enterarme del ataque pero creo que se debió a un motivo de dinero”. 

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar