Condenaron a prisión perpetua a la pareja que mató al bebé en Morteros

Policiales 07 de octubre de 2019
Julieta Gutiérrez y Emiliano Álvarez fueron declarados culpables por el crimen del niño, hijo de la mujer, en octubre de 2018. La acusación subrayó que el pequeño recibió maltratos físicos varias veces, golpeado con objetos contundentes y recibiendo hasta mordeduras. 
juicio bebe
Así eran retirados los acusados en un cuarto intermedio, poco antes de la sentencia.

La Justicia condenó este lunes a prisión perpetua a Julieta Gutiérrez (21) y Emiliano Álvarez (29) por haber matado a golpes a Aaron Peralta, un bebé de 15 meses de Morteros, hijo de la mujer. El aberrante hecho se produjo en octubre de 2018 y la sentencia de la Cámara del Crimen de San Francisco determinó que ambos fueron culpables de "homicidio calificado por el vínculo".

En la sentencia, se determinó que el hombre fue autor material del golpe que derivó en la muerte del pequeño, mientras que la madre del niño fue considerada partícipe necesaria. Según la acusación de la fiscal Consuelo Aliaga Díaz, el pequeño Aaron había sufrido un brutal maltrato físico en reiteradas oportunidades entre agosto y octubre de 2018, golpeado con objetos contundentes y recibiendo hasta mordeduras. Cabe aclarar que la única pena contemplada por la ley para este delito es la prisión perpetua.

Te puede interesar: Video. Así fue la lectura de la sentencia

En ese contexto, la acusación señaló que la madre del pequeño, además de sus propios actos de maltrato, consintió las agresiones al pequeño de su novio y concubino Emiliano Álvarez, omitiendo ejercer las obligaciones de protección y cuidado, permitiendo que los castigos se consumaran, prolongaran e intensificaran en el tiempo mediante una reiteración de actos. 

Además, la fiscal pidió tratamiento psicológico para ambos por adicciones a las drogas y violencia familiar.

Lamentablemente, en la mañana del 15 de octubre de 2018 el niño fue llevado en estado grave al Hospital Dr. Sauret de Morteros, tras lo cual fue derivado al Hospital Iturraspe de San Francisco y luego al Hospital de Niños de Córdoba ante lo delicado de su estado, donde finalmente falleció por la noche del mismo día a causa de las lesiones que presentaba.

Al hacer uso de su última palabra, Álvarez dijo: "Me dio lástima lo que le pasó al chico, no me imaginaba que podía pasarle esto". La mujer no habló.

Antes de la sentencia, la fiscal rechazó además el planteo de inconstitucionalidad presentado por las defensas de los acusados.

El tribunal estuvo presidido por el juez Guillermo Rabino y los vocales Claudio Requena y Daniel Balbo León (juez de control, subrogante). También hubo jurados populares. Los fundamentos del fallo se conocerán el 28 de octubre.

Gutiérrez madre Aaron Peralta

No declararon

Los acusados no hicieron declaraciones durante el juicio, que se realizó desde el pasado martes. Por la incorporación de la declaración anterior se confirmó que ambos negaron el hecho y se acusaron mutuamente de los delitos, asegurando ambos que no habían estado en contacto con el menor la noche en que recibió la última golpiza.

Gutiérrez afirmó que esa madrugada del lunes 15 de octubre de 2018 ella se encontraba en un boliche, en Brinkmann. Que su pareja se comprometió a quedarse con sus dos hijos y cuidarlos. La mujer aseguró que volvió a su casa por la mañana y que encontró mal a su bebé, por lo que lo llevó al hospital.

Por su parte, Álvarez negó haber cuidado esa noche a los chicos. Afirmó haber dormido en la casa de su hermano y haber regresado a la mañana, constatando que el pequeño estaba mal por lo que lo llevó al hospital.

Los abogados defensores Sergio Goirán (Gutiérrez) y Lucio Sarnago (Álvarez) habían pedido la absolución de sus defendidos.

Alegatos 

El abogado de Álvarez, pidió que el hombre acusado fuera absuelto, ya que no se alcanzó el grado de certeza para decir que fue él quien dio el golpe fatal; que ningún testigo vio con sus propios ojos maltratos de Álvarez hacia los nenes sino que por el contrario se preocupaba por ellos. El letrado hizo hincapié en que la mujer no dejaba que nadie se metiera en la crianza de sus hijos, que ni siquiera les realizaba los controles médicos correspondientes y que frecuentemente hostigaba a la abuela de su hijo más grande, amenazando con desquitarse con lo que ella más quería: su nieto.

A su turno, el abogado defensor de Gutiérrez alegó que el hecho que desencadenó la muerte del bebé ocurrió a la madrugada, cuando su defendida no estaba en la casa, por lo que aseguró que nada pudo hacer para impedirlo. Para Goirán, ningún golpe probado de la madre hacia su hijo terminó con la vida del nene. El abogado defensor afirmó que Gutiérrez es otra víctima del hecho.

Testimonios

Distintos testimonios conocidos en el juicio señalaron a los acusados como responsables de la muerte del bebé. Walter Peralta (22), papá del niño fallecido y quien tuvo dos hijos con Gutiérrez a lo largo de ocho años de convivencia, había señalado que la mujer solía dejarlos solos, que les pegaba y que no cumplía con los controles médicos, entre otras cosas. Aseguró que tras la separación y una denuncia de la mujer, que derivó en una orden de restricción, no volvió a ver a Aaron.

Araceli Pérez (41), pediatra del Hospital Sauret, señaló que el niño fue llevado en estado muy grave al nosocomio y aseguró que las lesiones hicieron sospechar desde un primer momento a los profesionales que las causas podrían ser por maltrato. También dijo que cuando fue a informarle a la mamá del traslado del pequeño, la mujer estaba "tranquila" a pesar de que normalmente, en esos casos, suelen haber "nervios, llantos y pedidos de explicaciones". También indicó que el niño tenía hematomas varios que esa lesión estaba maquillada con base.

Leonardo Gandino, también médico del nosocomio morterense, aseguró que el niño llegó en grave estado y descompensado, y que también consideró que tenía lesiones maquilladas.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar