En Córdoba, menos recursos profundizan la crisis

Más información 18 de agosto de 2019
El paquete anticrisis de Macri implica para Córdoba un recorte de ingresos de 4,2 por ciento mensual y agrava la situación. Se reducen las chances de cobrar deudas por la Caja y por obras públicas. Preocupa el escenario para los próximos cuatro años de gestión.
panal

Si hasta la semana pasada la preocupación en el Gobierno de Córdoba por la evolución de las cuentas públicas a esta altura del año era alta, después de la semana que pasó es extrema. Ayer, la renuncia de Nicolás Dujovne al Ministerio de Hacienda y su reemplazo por Hernán Lacunza incrementó aún más la incertidumbre.

La preocupación corre en dos velocidades. Una es ahora, ya. En ese marco, el mes de diciembre y el eventual cambio de la conducción nacional son el largo plazo: hoy preocupa el pago de las obligaciones corrientes, las propias de la administración provincial y las de los 427 municipios y comunas.

La otra fuente de preocupación emergerá después del 10 de diciembre, cuando hay altas chances de llegar a un escenario al que el propio Juan Schiaretti le había asignado escasas posibilidades: el regreso del kirchnerismo al poder. El gobernador cordobés es el único mandatario peronista que no respalda a Alberto Fernández.

La economía, estallada a mitad de agosto, congeló esta semana un sinfín de variables hasta diciembre. En el Centro Cívico comienzan a pensar que no será fácil ser gobernador otros cuatro años con ese panorama.

Impacto

Lo que ocurrió desde que se conocieron los resultados de la Paso tiene impacto directo en la economía provincial: recaudación, deuda, sueldos y el pulso de la economía cotidiana, que marcan el humor social.

El traslado a precios de la devaluación acentuará todavía más la caída de la recaudación: la chance de que la inflación “avente” un poco los números es cero.

Los ingresos provinciales caen desde julio de 2018 e hilvanan 13 meses de caída real. Por caso, hubo empresas que esta semana decidieron no vender, ante la falta de precio.

La parálisis es el peor de los mundos para el fisco: no recauda. Hay una veintena de municipios que este agosto ya avistan problemas para pagar sueldos y todo indica que esa situación puede empeorar en el último cuatrimestre.

Un riesgo país que coqueteó con los dos mil puntos básicos transformará en un problema económico lo que hasta ahora era sólo un problema financiero, como son los vencimientos de deuda. En 2021, la Provincia debe pagar 181,7 millones de dólares en intereses y 957 millones de dólares en amortizaciones de capital. Semejantes vencimientos equivalen a una cuarta parte de la recaudación de un año.

¿Cómo refinanciar deuda con un riesgo país de 1.658 puntos, como cerró el viernes? Implicaría pagar arriba del 21 por ciento. Eso es tan inviable como lejano: de acá a 2021 pueden pasar varias películas en la Argentina. Eso mismo dicen en Casa de Gobierno: “2021 es el largo plazo. Hay que ver cómo llevamos estos meses”, graficó un funcionario.

En el mientras tanto, el pago de los intereses de la deuda que está en dólares pasó de demandar 340 millones de pesos al mes con un dólar a 46 a exigir 420 millones si el dólar sigue en 57.

La “cláusula gatillo”, el mecanismo de actualización salarial que paga inflación a mes vencido, vence este mes y la Provincia ya les anticipó a los gremios que no continuará. Si bien el contexto abona la posición del Gobierno provincial, que alega falta de recursos, también tornará más fuertes los reclamos gremiales. Del combo de anuncios, sólo los estatales que pagan Ganancias obtendrán algún beneficio.

La reducción del IVA a los alimentos y la morigeración en Ganancias implican una fuerte reducción de los ingresos con los que contaban las provincias: ya no será caída de recaudación, sino lisa y llanamente recorte.

Por elevar 20 por ciento el piso de Ganancias, la provincia de Córdoba pierde 2.471 millones de pesos. La eliminación del componente tributario para la cuota de septiembre de los monotributistas implica resignar 47 millones de pesos, y por el IVA serán 680 millones de pesos mensuales, según cálculos preliminares del Consejo Federal de Inversiones (CFI).

En total, proyectan 3.198 millones, el equivalente al 4,2 por ciento de la recaudación mensual. Si los ingresos ya corren 14 puntos de atrás a la inflación, esto implica retroceder cuatro puntos más.

“Trasladaron el problema a las provincias; la Nación tiene ingresos dolarizados, como retenciones y FMI, y las provincias, todo en pesos”, razonaron desde el Centro Cívico.

Todo es grave

Los problemas que eran graves antes de las Paso, como el transporte público, hoy lo son el doble: el biodiésel pasó de 30 a 40 pesos en una semana, no quedan frecuencias disimulables o marginales para recortar y buena parte de las empresas están en procedimiento preventivo de crisis.

En el transporte urbano de la Capital, el municipio –que se negó a dar aumento tarifario y apostó a sostenerlo con subsidios hasta que llegue Martín Llaryora– tendrá las cosas muy complicadas: menos plata y menos margen, ahora, para subir la tarifa.

Una de las concesionarias más prolijas del sistema comunicó que el martes no llegará con los fondos para pagar el anticipo salarial que contempla el convenio de UTA.

La salud de las empresas cordobesas es una preocupación por la situación social que de ahí se deriva. Esta semana, unas 45 clínicas de la Provincia pidieron colectivamente el procedimiento preventivo de crisis. Las automotrices tienen suspensiones ya hace rato. Las constructoras, sin actividad privada, saben que lo poco que tenía la Nación en Córdoba a través del Enhosa está parado, y las que trabajan en las obras provinciales son conscientes de que esto se acaba y no hay más.

En Epec, la situación es delicada: el 60 por ciento de los ingresos se los lleva Cammesa y del 40 que queda, el grueso son sueldos. No hay margen para absorber el impacto de la inflación sin trasladar a tarifas.

Y en este concierto, la posibilidad de que la Nación se ponga al día con la deuda de la Caja de Jubilaciones, o lo que sueñan desde el Ministerio de Obras Públicas, los 8.200 millones de pesos prometidos por la Circunvalación, Córdoba-Río Primero y la 36, es cada vez más remoto.

“Si Macri no le pagó a Schiaretti la deuda de la Caja es porque no tiene plata, no es porque no quiera. ¿Por qué habría de tenerla Alberto Fernández en diciembre? Además, va a querer revisar los números. El pedaleo va a ser eterno”, opinó otro funcionario.

Todos piden estricta reserva, y conseguir una posición pública de la Provincia ante la coyuntura se volvió una misión imposible.

Ingresos en baja con gastos en alza

3.200 millones perderá la Provincia hasta diciembre en concepto de coparticipación por las medidas de Macri.
14% abajo. Los ingresos de la Provincia este año crecieron 14% menos que la inflación. Esa brecha pasará al 18%.

Fuente: La Voz del Interior

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar