Salir de la calle: Miguel se reencontró con su hijo en el sur

Local 12 de julio de 2019
Tras vivir una pequeña odisea con varias horas varado, Miguel Ayala llegó a Río Grande Tierra del Fuego, donde fue recibido por su hijo y uno de sus nietos. Felicidad también en la La Red Solidaria local que permitió sacar a un hombre de la calle.
miguel y el hijo
Miguel y Miguel hijo (derecha) volvieron a estrecharse en un abrazo.

Luego de una pequeña odisea de viaje dos días, finalmente en la madrugada de este viernes, Miguel Ayala (63), el hombre que vivía en situación de calle en nuestra ciudad, pudo reencontrarse con su hijo a Río Grande (Tierra del Fuego).

Desde la Red Solidaria San Francisco compartieron la foto del esperado abrazo entre Miguel padre e hijo-ya que lleva su mismo nombre- tras un arduo trabajo no solo de preparación sino también de seguimiento ya que el hombre que viajó de San Francisco debió afrontar varias horas de espera, tanto en Córdoba como en Buenos Aires por distintas reprogramaciones de vuelos.

Miguel padre era una de las tantas personas sin techo que se encontraba durmiendo en la calle, supo pasar muchas noches en el playón de la Catedral aunque en las últimas semanas había estado pernoctando en una habitación cedida por un amigo.

En Río Grande pudo volver a abrazar a Miguel Ángel su hijo de 34 años, a la esposa de este y a sus dos nietos, a quienes no conocía personalmente. Fue el segundo encuentro de ambos luego de conocerse después de 30 años en enero de 2018 en San Francisco, en aquella oportunidad tras una larga odisea pero de su hijo.

Preparativos

Antes del viaje, las mujeres de la Red local habían preparado a Miguel padre a cortar el pelo, le llenaron dos bolsos con ropa, medicación para el corazón y hasta le compraron unos borcegos para resistir la nieve con la que se encontrará en el sur del país.

Antes de partir al sur, Miguel expresó a El Periódico: “Gracias a la ciudad de San Francisco por sus buenas personas que colaboran siempre con las personas que lo necesitan, ellas (por las chicas de la Red Solidaria) fueron las primeras en acercarnos las frazadas cuando dormía en la calle, les agradezco de corazón. Nunca he visto tanto solidaridad como acá después de recorrer tantos lugares”.

miguel se va (1)

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar