Rosario: intensa búsqueda de un violador serial

Policiales 11 de julio de 2019
La Policía de dicha ciudad investiga nueve casos de abusos sexuales atribuidos al mismo hombre. Los hechos se vienen registrando desde febrero.
violador serial
Identikit del presunto violador serial de Rosario. - Foto: gentileza La Capital

La Fiscalía de Delitos Sexuales de Rosario investiga la aparición de un violador serial que protagonizó ataques en distintas zonas de la ciudad al menos en los últimos cinco meses.

El agresor, de acuerdo al relato de las víctimas, sigue un patrón que reproduce casi de manera mecánica los mismos rasgos de conducta en cada hecho. Hasta el momento hay contabilizados nueve episodios, de los cuales seis están denunciados y cada uno tiene su legajo abierto. Los otros tres están identificados y en las próximas horas se abrirán carpetas judiciales sobre ellos.

El último caso ocurrió la madrugada de este martes a metros de la Facultad de Medicina de Rosario y la víctima fue una adolescente de 17 años que contó con dolor el mal momento vivido en su cuenta personal de Twitter, de acuerdo a lo publicado por La Capital.

En un primer momento el delincuente atacaba a mujeres jóvenes o desprevenidas que atienden locales comerciales a los que suele ingresar primero como supuesto cliente y luego las encierra para cometer las vejaciones. Pero después se registraron episodios que llevó adelante en la vía pública y buscando lugares oscuros.

Según lo que consta en los legajos de los casos, a todas las víctimas el agresor les ató las manos hacia atrás y también los pies, a la vez que les colocó un precinto en el cuello. En seis de los hechos las mujeres dijeron que el violador las obligó a practicarles sexo oral.

Por lo que se infiere de los relatos de las víctimas, el delincuente toma recaudos para evitar ser identificado. En los locales comerciales donde se produjeron los hechos, ninguno tiene cámaras de seguridad. Y los que cometió en la calle, siempre fue en lugares oscuros y lejos de cámaras de videovigilancia.

Además, en la mayoría de los episodios el hombre se movilizó en una moto con una caja blanca similar a la de un repartidor, de acuerdo al relato coincidente de varias mujeres.

Al respecto, desde la Fiscalía se confirmó que esa moto fue captada por domos municipales en algunos de los casos y sería un rodado de baja cilindrada, de color negro y con una cinta negra que le tapa la patente trasera por lo cual es difícil identificarla. Lo que si se aprecia es que el abusador lleva puesto un casco negro y la caja de reparto blanca.

En el marco de la investigación, desde la Fiscalía de Delitos Sexuales se aseguró que "ya se cuenta con hisopados realizados como mínimo a una de las víctimas, lo que permitiría que si el agresor es detenido se lo pueda cotejar con su ADN a fin de ratificar o no su participación en el hecho".

En tanto, sobre las características del hombre se lo define como un hombre de entre 25 y 30 años, con el pelo muy corto, labios carnosos, tez oscura, robusto, de 1,65 a 1,70 metro de estatura y con barba de pocos días. En sólo dos de los episodios las víctimas no pudieron participar en la confección de los fotofit ya que el abusador no se quitó el casco.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar