#Niunamenos: que se acabe la indiferencia

Opinión 04 de junio de 2019 Por
El 3J tuvo gran repercusión en las grandes ciudades del país. ¿Qué pasó en San Francisco? ¿Cuál es el desafío?
mujeres unidas

San Francisco es particular. No diría ni bueno ni malo, solo particular. Es una ciudad que mira de reojo muchas veces o se involucra hasta ahí. Pero es tiempo de cambiar.

Lo que pasa en el país con los femicidios es gravísimo. En Argentina, cada 32 horas se cometió uno a lo largo de 2018, de acuerdo al último informe de La Casa del Encuentro.

Los números muestran una leve “mejoría” respecto al promedio del año anterior, cuando una mujer era asesinada en un contexto de violencia de género cada 30 horas. Pero ese dato no cambia en nada el drama de la violencia machista en el país: en 2018 la ONG contabilizó 241 femicidios. Y en lo que va de este 2019, según el Observatorio de las Violencias de Género “Ahora que sí nos ven” de Marea Feminista Popular y Disidente, hubo 54, según publicó el diario Clarín.

IMG_8852

Y mientras leemos en los principales portales de los grandes medios de comunicación que ayer hubo una “marea verde” que se apoderó de las calles, en San Francisco el escenario fue diferente.

La concentración se inició pasadas las 19 del lunes en Plaza Cívica. Primero se contó sobre el nacimiento de Mujeres Unidas San Francisco, agrupación que estuvo al frente de la movida. Más tarde hubo una intervención teatral fuerte pero que llevaba un mensaje claro: “Estamos cansadas de que nos maten”, se gritaba. Sin embargo, algunos prefirieron quedarse con las formas y no con lo segundo, lo más importante. ¿Acaso sirvió de algo permanecer callados tanto tiempo? En absoluto.

Algo para reflexionar: la agresividad y violencia con la que se expresa el rechazo a que haya mujeres que en este marco artístico muestren su cuerpo. Eso se evidenció en los comentarios en nuestra Fan Page de Facebook, la mayoría en ese tono de más de 600.

En nuestra ciudad las consignas fueron claras: el reclamo de un refugio para mujeres víctimas de violencia, mayores políticas públicas para prevenir la violencia machista y la implementación del aborto legal, seguro y gratuito.

Pero para lograr las cosas, como estas, hay que sumarse y ser parte. La revolución se hace en la calle y no por las redes sociales. No sirve de nada la pasividad y menos en esto.

Nuestra sociedad no es proclive a manifestarse públicamente en casos de mayores compromisos. Solo basta con repasar la historia. Claro que no todo está perdido y las marchas del 24 de Marzo se volvieron un ejemplo a medida que fueron ganando adeptos año a año. Pero en materia de femicidios nos urge comprometernos, ser más activos y llevar con nosotros el mensaje a donde vayamos. Hacerlo por las que ya no están, por aquellas que sufren en carne propia la violencia y para evitar más casos a futuro.

“Señor, señora, no sea indiferente; a las pibas las matan en la cara de la gente”, se cantó anoche bien fuerte durante la marcha camino al Palacio Municipal. De eso se trata, ni más ni menos, para lograr así el “Ni una menos”.

 

 

 

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar