Mueren otros dos alpinistas en el Everest y ya son 10 las víctimas esta temporada

Más información 25 de mayo de 2019
Se trata de un británico y un irlandés. Al menos cuatro de los fallecimientos se atribuyen al atasco de escaladores en los pasos más estrechos de la montaña.
everest
Más de 200 alpinistas hicieron cumbre el miércoles, un récord que trajo graves problemas.

Un alpinista británico y otro irlandés murieron en las últimas horas el monte Everest, elevando así a 10 las víctimas mortales esta temporada de gran atasco en el techo del mundo, informaron este sábado los organizadores de la expedición y autoridades locales.

"Un escalador británico llegó a la cima esta mañana pero se desmayó y murió 150 metros más abajo. Nuestros guías intentaron ayudarle pero murió poco después", afirmó Murari Sharma, de la Expedición Everest Parivar. Se trata de Robin Fisher, de 44 años.

Otro organizador de escaladas confirmó en su página de Facebook la muerte de un irlandés de 56 años, el viernes, en el flanco tibetano de la montaña. Decidió regresar sin haber alcanzado la cumbre pero murió en la tienda de campaña en el collado Norte, un paso de montaña a 7.000 metros de altura.

Esta semana han muerto también un alpinista estadounidense, un austriaco, un nepalés y cuatro indios. Un irlandés está desaparecido y dado por muerto tras caer cuando se encontraba cerca de la cima.

Al menos cuatro de los decesos se atribuyen al embotellamiento existente en la llamada "zona de la muerte". La afluencia es tal que se teme que la concesión de permisos se haya hecho en detrimento de la seguridad.

Como a finales de mayo termina la llamada ventana de oportunidad, es decir, las pocas semanas con condiciones menos extremas, el número de personas que coinciden en la misma ruta para intentar llegar a la cima de la montaña aumenta a diario.

Este año Nepal concedió para la temporada de primavera un récord de 381 permisos al precio de 11.000 dólares cada uno. Cada titular de un permiso va acompañado por al menos un guía, lo que explica los atascos.

A causa de la afluencia, los equipos tienen que hacer fila en medio de unas temperaturas glaciales para alcanzar la cima, exponiéndose al congelamiento o al mortífero mal de altura.

Otros ocho alpinistas murieron esta temporada en otras cimas del Himalaya de más de 8.000 metros de altura y dos más fueron dados por desaparecidos.

Lam Babu Sherpa, que coronó siete veces el Everest, advirtió que tal afluencia puede ser fatal, especialmente si los equipos no llevan oxígeno extra.

"Había más de 200 personas en esa fila, y uno no puede adelantarlos. Era muy difícil, vimos equipos esperando durante dos o tres horas" el miércoles, indicó Sherpa.

Se estima que el viernes unas 600 ya habían alcanzado la cima por el flanco nepalés, afirmó una fuente gubernamental basándose en la información proporcionada por las empresas organizadoras de las expediciones. Al menos otras 140 recibieron permisos para escalar el Everest desde el flanco norte, en el Tíbet.

Fuente: Clarín​

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar