Mascotas que se llevan en la piel

Mascotas 10 de mayo de 2019
El amor de algunas personas hacia estos animales hizo que decidieran tatuárselos para llevarlos en la piel para siempre.
Maximiliano Gilli y Bianca
Maximiliano Gilli se tatuó a Bianca, una de sus perras, con Leo Paire, un tatuador de nuestra ciudad.

Tener una mascota es, para muchos, tener un compañero de vida. El amor de algunas personas hacia estos animalitos hizo que decidieran llevarlos en la piel, con un tatuaje que los inmortalice.

Es el caso de Lucrecia Britos, que lleva en su pierna el tatuaje de Tania, su perra bóxer; o de Maximiliano Gilli, que inmortalizó a Bianca, su perra cocker, en uno de sus brazos.

Tania llegó como un regalo a la familia y de pronto se convirtió en el alma de la casa: “Ella es mi compañera leal de la vida. Tania es una perra a la que le falta hablar. Ella identifica todo con su ladrido, con sus gestos, con sus ganas, sus energías”, cuenta Lucrecia.

Lucrecia Britos y Tania

El tatuaje llegó cuando Bianca enfermó: “Le salió un épulis en la cara y sufrimos las dos terriblemente. Todo salió muy bien gracias a la doctora Cassini, que es una eminencia. Pero por cuestiones de la vida o de la naturaleza lamentablemente le salió de nuevo ese tumor y fue una de mis razones por la cual yo quise tatuármela”.

Hoy Tania no está sola. La acompaña Rocco, un perrito de la calle que la familia adoptó. “Son muy compañeros, no se despegan el uno del otro y son muy felices. Ella encontró en él un compañero y no está tan pendiente de si yo estoy adentro o afuera, si voy o vengo. Quería llevarla en mi piel toda la vida. Es y será un animal muy especial para mí”.

Lucrecia Britos, Tania y Rocco

Lucrecia Britos

La primera de once, y la más importante

Por su parte, Bianca fue la primera de once perros que hoy conviven con Maximiliano. “Fue la primera perra que tuve, de soltero. Fue un regalo para mi novia y fue la primera que llegó a casa cuando me fui a vivir solo. Hoy tengo 11 perros pero Bianca sigue siendo la más importante”, contó.

Si bien el regalo fue para su novia, como ella estudiaba en otra localidad, Bianca se educó con Maximiliano: “Se crió a mi imagen y semejanza, entonces se hizo una historia entre los dos, un lazo inigualable”.

Hoy Bianca es ciega; a pesar de que le hicieron estudios nunca pudieron descubrir la causa. Pese a ello, sigue siendo muy mimosa.

Maximiliano Gilli

“Decidí tatuármela hace aproximadamente seis meses porque representa a alguien que me ha hecho mucha compañía cuando estaba solo. Nunca pensé que Bianca iba a marcar lo que marcó a mi vida. Quería retratarla y tenerla para siempre”, aseguró.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar