Contra la obesidad, crearon un Club de Caminantes

Local 20 de abril de 2019
Son integrantes de la Asociación de Lucha contra la Obesidad (ALCO). La propuesta nació hace dos meses a través de una iniciativa a nivel nacional. Buscan sumar personas.
Alco
La propuesta nació hace dos meses a través de una iniciativa a nivel nacional.

Hace alrededor de dos meses, un grupo de integrantes de la Asociación de Lucha Contra la Obesidad (ALCO) formó un Club de Caminantes, una propuesta que nació a partir de una iniciativa a nivel nacional y que rápidamente se replicó en San Francisco.

El espacio es una actividad más que se sumó a los encuentros que realizan cada jueves a las 20.30 en el salón parroquial de la Iglesia Catedral, en donde aprender a alimentarse y donde se charlan otros temas relacionados a la lucha contra dicha enfermedad.

En cuanto al Club de Caminantes, el objetivo es crear conciencia sobre la importancia de la realización de actividad física a la vez de brindar un espacio amigable para practicarla, al aire libre y en grupo. Así, cada sábado y domingo por la mañana se reúnen en la Plaza General Paz para llevar adelante una caminata dentro del mismo espacio verde.

“La idea nace en función de que nuestro plan está basado en un plan alimentario y en un plan de actividad física. En las personas que somos obesas, la tendencia es el sedentarismo, entonces buscamos entrar en movimiento, el que cada uno pueda hacer, pero se intenta que tenga una secuencia repetitiva, que se pueda cuantificar, la intención es moverse”, explica Gabriel Mejías.

El hombre, que formó parte del grupo por 12 años y volvió a sumarse tras regresar a la ciudad hace tres años, asegura que uno de los objetivos de la propuesta es poder replicarla con la misma dinámica en otros lugares y en otros días y horarios, para que más personas puedan sumarse. “Es un punto de encuentro para una actividad sana”, agrega.

Un cable a tierra

El Club de Caminantes no sólo se formó en San Francisco, sino que también en otros grupos de ALCO tanto de Argentina como de Uruguay y Paraguay.

“Cada grupo tenía que buscar un referente para que esa persona recibiera información y pudiera transmitirla al grupo. Empezamos, pusimos día y horario y se formó el grupo. Ya hace dos meses que arrancamos. La idea es incentivar a todos, no solo los integrantes del grupo”, detalla Paola Luque, quien ya hace 4 años que asiste a la fundación, a donde llegó con el objetivo de aprender a alimentarse para poder darle una vida saludable a su hijo.

IMG_8076

“En mi caso la actividad física es mi cable a tierra”, apunta.

Norma Cubertino, otra de las integrantes que ya hace un año y medio que asiste a ALCO, coincide y asegura que el grupo “le cambió la vida”.

“Es lindo porque mientras caminamos vamos charlando, de lo que comimos, de lo que preparamos. Es un grupo hermoso, a mí me cambió la vida. Es ameno el grupo, ahí somos todos iguales”, afirma.

 La mujer, que llegó primero a su peso posible y luego al ideal, ahora busca mantenerse. Además de caminar a diario y hacer bicicleta oportunamente, se sumó al grupo de caminantes los fines de semana. “Los jueves a las reuniones va mucha gente al grupo, se renueva, pero los fines de semana para caminar todavía falta, si lo difundimos la gente se puede acoplar”, se entusiasma.

De espectador a protagonista

El caso de Maximiliano Heredia, quien hace nueve meses que participa de las reuniones de Alco, es uno de los más curiosos, ya que llegó por casualidad al grupo.

Remisero, un jueves llevó a un miembro de Alco a su reunión. “No sabía que estaba en San Francisco. Llevé a una persona y me contó lo que era. Me dio curiosidad así que al jueves siguiente fui y no pude dejar. Llevo bajados casi 17 kilos”, expresó.

Si bien reconoce que aún no es óptima su actividad física, sí destaca una serie de cambios que logró en los últimos meses. “Antes no tomaba agua, no desayunaba, comía dos veces al día y abundante, era muy desorganizado”, reconoce.

Sin embargo, su cambio de vida fue radical: “Esto te cambia la vida rotundamente, te sentís diferente, respiras distinto, te movés diferente, te predisponés a actividades que antes no las hacías. Tu forma de pensar cambia, mi vida antes era muy sedentaria y ahora estoy siempre queriendo hacer algo”

 “Te cambia. Y tener compañía y ver gente que lucha por la misma enfermedad que vos, te da un empujón, es una suma, Uno entiende que no es de un día para el otro pero que no está solo”, concluye.

Encuentros

 Las reuniones de Alco se llevan a cabo los jueves a las 20.30 en el salón parroquial de la Iglesia Catedral.

Caminatas

El grupo se reúne los sábados a las 7 (desde mayo será a partir de las 8) y los domingos a las 9.30 para caminar alrededor de la Plaza General Paz.

Te puede interesar

Te puede interesar