"Le prometí que si abría los ojos, lo llevaba conmigo", la historia del enfermero que adoptó a un bebé

Más información 25 de marzo de 2019
Sucedió en Tucumán. La familia había abandonado al bebé y Matías decidió que se quería convertir en su papá. El pequeño nació con algunos problemas y estuvo en terapia intensiva.
tucuman__1553521059
Marías y Santino después de varias luchas juntos. (Clarín).

Matías Devincenzi lleva nueve años trabajando en el hospital Eva Perón de San Miguel de Tucumán y hace unos días se volvió noticia por convertirse en papá de un bebé que había sido abandonado por su familia. 

Santino, el pequeño que ahora es parte de la familia de Matías, llegó al hospital en febrero de 2017 y según su nuevo papá desde el minuto uno que lo vio sUpo que había algo especial. 

"Tenía un problema uronefrológico, y malformaciones en pies y manos de nacimiento. A mediados de marzo, sufrió una infección y quedó internado en terapia intensiva, pero yo no estaba porque me había tomado unos días de licencia", explicó Matías a TN.com.ar.

Marías y Santino después de varias luchas juntos. (TN)

Marías y Santino después de varias luchas juntos. (TN)ó a su trabajo fue a verlo a cuidados intensivos y según relató le pidió que abriera los ojos, que él se haría cargo y lo llevaría a su casa. 

"Los abrió y yo sentí que era una señal. Inmediatamente me asumí como su papá y comencé a averiguar sobre la adopción", explicó. 

El proceso

Matías se anotó en el registro de adopción, paso todas las entrevistas mientras el pequeño seguía internado. 

"Al tiempo lo derivaron del hospital a Sala Cuna. Estuvimos separados dos meses hasta que salió la guarda legal el 6 de noviembre", relató Matías. 

El 6 de noviembre, el día de su cumpleaños, le confirmaron que Santino podía empezar el período de adaptación. 

"A los 29 años lo adopté. Nunca había pensado en ser padre, estaba soltero, pero durante todo el proceso siempre estuve confiado en que nos iban a permitir estar juntos como familia", contó Matías. 

Santino pasó por varias dificultades y aun así se aferró a la vida. Matías explicó que tuvieron que realizarle varias cirugías que fueron desde sacarle un riñón hasta operarlo por las malformaciones en las manos y pies. 

“Así fue resolviendo uno por uno sus problemas. Es un niño como cualquier otro. El 20 de febrero cumplió dos años. Se ríe, juega y comparte la vida con sus abuelos y tíos que nos acompañan y me ayudan con el cuidado de él. Por supuesto una de las primera palabras que dijo fue papá".

Fuente: TN

Te puede interesar

Te puede interesar