El sueño de los hermanos Joaquín y Milagros: que Abel Pintos conozca su cartel y les mande un saludo

Local 20 de febrero de 2019
A los niños sanfrancisqueños les encanta su música y fueron a verlo en el cierre del Festival de la Buena Mesa con un cartel especial, pero no pudieron acercárselo al artista.
190217PAPEL_MG_3074 (1)
Los niños se prepararon durante horas para crear el cartel.

No pudo ser el pasado fin de semana en el Festival de la Buena Mesa en San Francisco pero los pequeños no pierden las esperanzas: ellos son fanáticos de la música de Abel Pintos y sueñan con que el cantante conozca el cartel que le hicieron y les envíe un saludo. 

Joaquín Andreggen Actis (11) y su hermana Milagros (8) se prepararon desde muy temprano el pasado domingo para estar presentes en el último día del Festival, que tuvo el cierre con el músico bahiense. Tanto, que se pasaron un buen rato haciendo un cartel especial que llevaron con la intención de que Abel lo reciba, pero no pudieron contactar a nadie de la organización que se lo pueda acercar. Así, confían en que a través de los medios de comunicación y las redes sociales el músico pueda conocer la historia y enviarles un saludo o hacerles saber que pudo ver el cartel.

Joaquín es un adolescente sanfrancisqueño que desde hace años padece por distintas afecciones de salud, y hace algunos meses atrás se le sumaron algunas complicaciones con numerosas convulsiones que sufría con frecuencia. El niño está medicado y si bien todavía sufre los episodios convulsivos, al menos ya no con tanta frecuencia. Lamentablemente hace muy poco su hermana Milagros comenzó a atravesar una situación similar. 

Su mamá Paola contó que ambos escuchan mucho a Abel, sobre todo Joaquín, que recientemente recibió de regalo un parlante portátil y a todos lados va con la música del reconocido cantante. "En la Buena Mesa estuvieron todo el tiempo que duró el recital muy emocionados, para ellos es como un sueño y querían entregarle el cartel, pero no pudimos", explica Paola.

"Sonreír en momentos difíciles también es un acto de fe", escribieron los niños, quizás inspirados en su propia historia. "Abel, con un abrazo tuyo y una foto tendríamos nuestro sueño cumplido", concluyeron.

¿Llegará el mensaje hasta Abel?

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar