Arroyito: docente relató que fue abusada por un tío cuando era una niña

Más información 12 de diciembre de 2018
Al igual que otras mujeres en San Francisco y muchas partes del país, en este caso se trata de una profesora de crossfit y educación física que relató un abuso sufrido cuando tenía 10 años.
12439209_10153883780879216_153501128977034309_n
Waty Meurzet, en una imagen pública de su Facebook.

Con el impulso del movimiento Mirá cómo nos ponemos, la instructora de crossfit y actividad física Waty Meurzet relató también hoy en una red social que fue abusada por un tío cuando tenía 10 años. Meurzet, oriunda de Balnearia pero radicada en Arroyito, hizo público un estremecedor relato en su cuenta de Facebook donde reveló un abuso que sufrió por su "tío Polo" cuando era una niña y había asistido a un cumpleaños de su abuela.

El testimonio de la docente se conoce en el mismo día que en San Francisco y otras ciudades del país hicieron públicos muchos y dolorosos casos de abusos que habían sufrido.

Meurzet dialogó con el medio local El Arroyitense y aseguró que tras la publicación muchas chicas le habían escrito contándole sus experiencias con abusadores. "Gracias por compartirlo… ¡No nos podemos callar más! ¡Gracias!”, dijo.

Su relato

A continuación, transcribimos la carta que hizo pública a través de su perfil de Facebook.

"Ese domingo fui a festejar los 92 años de mi nona... Ese día me puse el enterizo de jean y el poulover amarillo que mi mamá dejó en mi cama.. al llegar, ansiosa por jugar con mis primos que veia esporadicamente, me fui corriendo al patio, y ahi estaba.. el tío que cuando me saludaba siempre tenía olor a alcohol... Esta vez no era la excepción... No sé cómo, ni en qué momento (o quizás mi mente pudo borrar esa parte) me quedé sola con él... Me dijo "vení"... Y mi inocencia de niña no percibio el peligro, era mi tío, era confiable... Todo pasó muy rápido o quizás mi mente confusa no puede armar una cronologia... Pero hay algo que no se me olvida, y una imagen tan clara, que duele profundo.. ahí estoy, como si me viese desde afuera. Parada, tiesa y totalmente paralizada. Mientras él, mi tío, metió su mano por dentro de mi enterizo, y por debajo de mi bombacha de nena, y comenzó a tocarme... Si, tocarme, manosearme, meter sus dedos de adulto en mis genitales... Por dentro era un torbellino de emociones queriendo explotar, y por fuera simplemente una estatua.. arrodillado a mi espalda, susurra "VAMOS A CULIAR" con su voz claramente agitada, mientras no dejeba de mover sus manos. Con 10 años, vagamente habia escuchado esa palabra, pero supe en ese instante que no era ningún juego de niños... Continuó durante lo que yo crei una eternidad, hasta que a lo lejos se oyeron las voces de mis primos que volvían... Nunca lo supieron, pero en ese instante salvaron la poca inocencia que me quedaba... Tuve el valor para contarlo casi 10 años después, durante mucho tiempo me creí que no había sido real, después supe que para superar situaciones tan traumáticas, la mente pone en duda la veracidad de estos hechos.. cuando lo conté, lo hice con VERGUENZA, con mucho dolor (que no se va ni aún cuando lo crees haber superado), pero sobre todo VERGUENZA.
.
Hoy lo comparto porque no puedo dejar de pensar que si hubiese hablado antes, quizas, yo hubiese sido la ultima victima del "Tio Polo".. lo comparto para que vos MAMÁ o PAPÁ entiendas la importancia de darles a tus hijos el espacio y la confianza suficiente para que HABLEN a tiempo".

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar