Tito Lamberti: "Todos añoramos los años del secundario"

Local 07 de diciembre de 2018
El reconocido vecino de la ciudad escribió un breve texto recordando sus épocas como portero en el colegio San Martín.
Tito Lamberti
Tito Lamberti.

Como es habitual desde hace años, Eusebio "Tito" Lamberti comparte en El Periódico muchos de sus escritos, en los que da cuenta de su pasión por el cine, sus años en el colegio San Martín o reflexiona sobre distintos temas, especialmente en fechas como el Día del Estudiante o el Día de la Madre.

Esta vez, el reconocido vecino de San Francisco, que fue declarado ciudadano ilustre por el Concejo Deliberante y que en pocos días será distinguido también por UCES, se explayó sobre la escuela, algo que conoce bien porque fue durante muchos años portero del San Martín, en nuestra ciudad. 

Transcribimos el texto a continuación

"La escuela, según pasan los años"

"Este escrito me recuerda el título de un tema musical clásico, el de la película “Casablanca”. El Tito que escribe con nostalgia, recuerda que en agosto de 2003, al jubilarse de su trabajo como portero del colegio San Martín, tenía 67 años. Hoy, ya superé los 82 años. ¡Mama mía! Mis amigos los exalumnos, ¿dónde están? Son hombres y mujeres, casi todos son padres, pero los recuerdo como adolescentes llenos de vigor, risas y sueños.

Por todo lo que recibimos, dejamos muchas cosas atrás, algunos, por los misterios de la existencia, partieron hacia el gran misterio y no volvieron. Yo los recuerdo como seres que me ayudaron a vivir con espíritu diferente, igual como lo hicieron mis padres en años ya fugados de los almanaques. El ya viejo Tito, aquel portero con algo de poeta, los ve en sus sueños y los siente en su corazón que acelera como un embalaje de una carrera ciclística.

Casi todos añoramos los años del secundario, ahí se forja el futuro. ¿Por qué? Opina el que escribe, al estar juntos y bajo un techo que los cobija, los jóvenes ¡viven! En una adolescencia plena, las escuelas públicas tienen mucho de lírica, democracia que se forja en aulas llenas de sueños.

Tito en su trabajo recibió el cariño de esa democracia, donde directivos, profesores, preceptores y compañeros porteros, que me ayudaron, escribo esto, porque lo vi y lo viví.

La escuela abre los ojos y deja entrar el futuro, no lo olviden queridos chicos de las escuelas...

 Tito 2018

Tito Lamberti – Bibliteca Club El Tala

Diciembre 2018

Te puede interesar

Te puede interesar