Cómo cuidar un animal no convencional

Mascotas 13 de octubre de 2018
Siempre cuidando que sean traídos de criaderos autorizados, para no fomentar el tráfico de fauna silvestre, es importante tener en cuenta los gastos que ocasionarán sus cuidados. Y prestarle mucha atención a su alimentación.
19990015_1399079233473842_6950456864657252308_n
Jesica Alberico, médica veterinaria.

No siempre las familias eligen perros o gatos como animales de compañía. Algunas especies no convencionales están ganando terreno. Pero antes de incorporarlos a la vivienda hay que tener en cuenta una serie de cosas.

Jesica Alberico, médica veterinaria egresada de la Universidad Nacional del Litoral y especializada en la atención de animales no convencionales, especialización que realizó en la Facultad de Curitiba de la Universidad Federal Do Paraná y la Universidad de Complutense de Madrid, dio algunos consejos para ello.

Así, sean peces, periquitos, hámster, cobayos o conejos, entre otros, hay que tener en cuenta que deben ser traídos de criaderos autorizados, no sacados de su hábitat natural, con sus papeles de forma reglamentaria, para no fomentar el tráfico de fauna silvestre.

De acuerdo a la profesional, a la hora de incorporarlos en nuestros hogares hay que estar seguros y conscientes de los costos que requieren sus cuidados, su alimentación, su sanidad y su acondicionamiento, según la especie, lo que ayuda a prevenir todo tipo de enfermedades.

“Sostengo, en mi experiencia, que como animales de compañía tal vez requieran menos cuidado que un perro, por ejemplo, pero eso no significa que no tengamos que visitar al veterinario y darles la alimentación y el hábitat adecuado”, explicó la veterinaria que actualmente reside en Córdoba.

24131101_1518850361496728_4461093288510761766_n

 

Alimentación

Para la veterinaria, el pilar más importante es la alimentación: “Es muy común que la gente encuentre un pichón de paloma o de gorrión y lo alimente con pan y leche, fideos, polenta o galletas. Lo que no sabe la gente es que en vez de hacer un bien, está perjudicando su salud. Por eso se recomienda la consulta y el asesoramiento con un médico veterinario de animales no convencionales”.

 Así, rechaza la monodieta: “Quiero recalcar que hay que evitar la monodieta. Por ejemplo, que un cobayo coma sólo lechuga y balanceado; que una tortuga sólo se alimente con zapallito; que un loro coma girasol o choclo; un erizo balanceado para gatos. Esto está mal y tenemos que ser conscientes y empezar a modificar estas prácticas que son muy comunes”.

24232861_1521538597894571_2649680869595523521_n

Cobayos

En el caso de los cobayos, por ejemplo, que son animales muy habituales, la recomendación es una dieta balanceada.

“Podemos darle balanceado o lechuga, pero ese no tiene que ser su alimento de base. Debemos acompañarlo con verduras de hojas verde oscuro (escarola, espinaca, achicoria), alternándolas con una buena fuente de fibra (heno, pasto, alfalfa, fardo)”, explicó.

Con respecto a la frutas, agregó, no hay que darlas en exceso, porque se pueden generar obesidad o trastornos endócrinos por sus azúcares: “Podemos usar como golosina/premios barras de cereales específicas para ellos, frutas abrillantadas, frutos secos no azucarados, Nestum multicereal o vegetal a manera de papilla”.

Asimismo, recordó que dichos animales no sintetizan vitamina C, por eso requieren consumir forrajes verdes o vegetales como achicoria, pepino, tomate, kiwi, pimiento verde y rojo, frutilla y acelga.

Por último, enumeró los alimentos prohibidos: “El perejil en exceso es malo, por su concentración de oxalatos, al igual que están prohibidos en ellos la papa cruda, la palta, las galletas, los derivados lácteos y las comidas condimentadas o elaboradas”.

Te puede interesar

Te puede interesar