Le robaron los apuntes y sus compañeros la sorprendieron con útiles nuevos

Local 11 de octubre de 2018 Por
Cristina Robledo (63) sufrió un violento arrebato cuando volvía a su casa, este lunes, luego de cursar en el Profesorado de Historia en el Colegio San Martín. Tras el disgusto, ayer se llevó una grata sorpresa.
43645932_2243858359166609_5548964082754781184_n

Cristina Robledo (63) nunca se imaginó que luego del disgusto que padeció el lunes, en que delincuentes le robaran la mochila, se iba a llevar una grata sorpresa.

Es que después de que delincuentes se llevaran todos los apuntes del Profesorado de Historia, donde cursa segundo año, este miércoles sus compañeros la sorprendieron con útiles nuevos.

"El lunes se vino la tormenta, estábamos en clase y uno de los chicos avisó que estaba feo, así que cuatro o cinco nos levantamos para irnos porque ya estaba la tormenta encima. Cuando llego a mi casa por Mármol escucho unos pasos que venían de atrás y ahí un tipo me saca la campera que yo tenía en el canastito de la bici. Me doy vuelta pensando que era alguien que me hacía una broma y el tipo vuelve a dejar la campera en el canastito, me tira al suelo y me agarra de la mochila. Yo quedo enganchada, yo gritaba a ver si alguien me escuchaba y me aferraba a la mochila. Tenía todas mis cosas, mis resúmenes, los apuntes que tomo de los profesores cuando dan las clases, los cuadernos, las libretas, la cartuchera y el celular que no hacía un mes que mi hija me lo había regalado. Me tironearon, me tiraron a la calle hasta que pudieron cortar la tira de la mochila, imaginate el tirón que me dieron", recordó sobre el arrebato ocurrido a comienzos de semana.

Y continuó: "Ahí apareció otro tipo en moto, se puso en la esquina y le gritaba que se apurara desde Ituzaingó, y se escaparon. Yo me fui al Comando y de ahí me llevaron al hospital a que me viera un médico. Tenía algunos golpes, la presión un poco alta, estaba muy alterada. Después mandaron un móvil para que me busque, se portaron muy bien los chicos del Comando".

21761554_1999767230242391_7090499763526252726_n

"Hace un mes me asocié a un servicio de seguridad, yo lo llamo y ellos me vienen a esperar al Comando y me acompañan a mi casa, pero ese día salimos tan apurados por la tormenta que me olvidé de llamarlos", se lamentó.

La sorpresa

La mujer contó que comenzó a estudiar el Profesorado de Historia en el Colegio San Martín el año pasado. "Me va bien, yo pensé que no iba a llegar ni a julio del año pasado, pero empecé a hacer bien las materias y acá estoy, terminando el segundo año. Historia es una materia que amo, es una carrera que siempre quise hacer pero no pude, lo fui relegando", detalló.

En medio del relato, se tomó un tiempo para destacar el acompañamiento del equipo humano: "En la escuela me encontré con un grupo maravilloso de gente, chicos, docentes, directivos, me tienen muy en cuenta, no me regalan nada los profesores en cuanto a notas, soy una más y está perfecto. Estoy muy contenta con ellos, con toda la escuela en general".

Ese mismo grupo fue el que anoche la sorprendió en el aula. Los chicos hicieron una colecta y le repusieron todos los materiales que la mujer perdió para poder continuar sus estudios.

"Hicieron una vaquita, son mis amores, yo siempre les digo que son como mis hijos, están entre los 18 y los 24 años. Me compraron la carpeta, libros, doce portadas con folios, la cartuchera con lápices, lapiceras, gomas, sacapunta, marcadores, corrector. Hasta una chica me alcanzó otro libro que también llevaba en la mochila, fue una sorpresa que no me la esperaba", relató emocionada.

Por último, la mujer adelantó que a partir de lo ocurrido desde el Centro de Estudiantes planean pedir más patrullaje policial por la noche así como que se extienda el horario de los colectivos urbanos.

Te puede interesar

Te puede interesar