Los hermanos Lanatta y Schillaci fueron condenados a siete años y medio de prisión

Policiales 01 de octubre de 2018
El juez del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de La Plata dio a conocer la condena este lunes.
profugosl_0
Los protagonistas de la triple fuga.

Los hermanos Martín y Cristian Lanatta, y Víctor Schillaci, fueron condenados este lunes por la Justicia de La Plata a siete años y medio de prisión, por la tripe fuga del Penal de General Alvear. La fuga ocurrió en diciembre de 2015, y tuvo vilo a todo el país durante 13 días.

El fallo sostuvo que "la versión que dieron los imputados" sobre el escape de prisión "no resultó creíble casi en su totalidad", precisó TN.

Por su parte, el juez consideró que "les impusieron una fecha para la fuga", por lo que consideró cierto lo señalado por los condenados sobre la amenaza que recibieron para que escapar del penal. 

El abogado de los acusados, Pedro Martínez, es imposible encuadrar lo ocurrido en una fuga. Por el contrario, aseguró que se trató de "una apertura de puertas". "Si te dicen 'te vas o te mato', te tenés que ir", remarcó.

Cómo fue la fuga

Los protagonistas de la triple fuga cumplían condena a perpetua en el penal de máxima seguridad de Ezeiza, por el triple crimen de General Rodríguez, ligado al tráfico de efedrina. La fuga fue en la madrugada del 27 de diciembre de 2015.

Se encontraban en el sector Sanidad de la Unidad Penitenciaria 30 de General Alvear y a la 1.45 golpearon a un guardia cuando ingresó a hacer el recuento. Lo ataron de pies y manos, lo amordazaron y le robaron los borceguíes, una tricota y las llaves de un auto Fiat 128 y del penal.

Después amenazaron con lo que aparentaba ser un arma a otro guardia, que les abrió la reja y también terminó en el piso, atado con precintos.

Según los detalles de la elevación a juicio, uno de los tres lo amenazó diciéndole: “Quedate tranquilo, si hacés un movimiento en falso, atrás vienen sesenta más”. Siguieron hasta la oficina de guardia, donde estaba el jefe de turno, al que le colocaron la supuesta arma en la espalda y uno le dijo: “Si vos gritás, yo te quemo, esto tiene silenciador”. De esta forma lograron huir con ayuda de terceros y ya en la calle se subieron a una 4x4.

Fuente: La Voz del Interior

Te puede interesar

Te puede interesar